sábado 16/10/21

Un Quijote agente de ventas

«Hace falta ciencia ficción para describir el caótico mundo actual», asegura Salman Rushdie acerca de su última novela, que futuriza la obra de Cervantes
Salman Rushdie reveló algunas claves de su novela en el festival chileno Puerto de Ideas. HAYOUNG JEON

El reconocido novelista indio-británico Salman Rushdie reveló algunas claves de su novela Quijote (2019) en el festival chileno Puerto de Ideas y afirmó que para describir el «caos» que enfrenta el mundo actual es necesario emplear la ciencia ficción en lugar del realismo.

«El mundo cada vez es más caótico, cambios enormes pueden pasar en una sola noche: políticos, tecnológicos y desde este año las consecuencias de la pandemia», explicó el autor durante un encuentro virtual desde su residencia en Nueva York.

Para el escritor, elogiado por novelas como Los versos satánicos (1988) e Hijos de la Medianoche (1981), «hace falta ciencia ficción para describir esta realidad fluida y metamórfica» con la que el realismo clásico «no puede lidiar».

En los tiempos de Balzac y Stendhal -padres de la literatura realista del siglo XIX-, explicó Rushdie, era plausible que el escritor y el lector llegaran a un acuerdo implícito de lo que era la verdad, sin embargo ahora «es imposible».

Diferentes papeles
En el libro, Dulcinea es una estrella de la tele que emprende un viaje con el personaje quijotesco

«Hoy en día todos discrepamos de lo que es el mundo. Lo que para algunos es realidad, para otros es ‘fake news’, por eso cada vez más difícil escribir novelas realistas», sentenció el autor.

Rushdie agregó que la ciencia ficción es uno de los ingredientes fundamental de su última obra, Quichotte (2019), una reinterpretación ficticia del Quijote que recibió críticas disonantes y una nominación al premio Booker 2019, uno de los galardones literarios más prestigiosos de habla inglesa.

«Decidí usar el género de la ciencia ficción porque es un medio perfecto para especular sobre ideas y posibilidades y porque siempre fui muy fan del cine fantástico», aclaró.

El libro sitúa la historia en el presente, siendo Quijote un agente de ventas y Dulcinea una estrella de televisión. Juntos emprenden un viaje alimentado por la desbordante imaginación del escritor, que se salpica de aventuras colmadas de ingenio, humor, romanticismo y tragedia.

«Una de las mejores cosas de la novela es que pasa por muchos estados de ánimo, ya que para entender el mundo loco en el que vivimos era imprescindible usar todas esas lógicas», relató el célebre autor.

Un Quijote agente de ventas
Comentarios