lunes 1/3/21
Publicaciones

El regreso de Josefina Aldecoa

Se reedita ‘Historia de una maestra’ el Día Internacional de la Educación
La escritora leonesa Josefina Aldecoa. ALBERTO MARTÍN

La Unesco celebra hoy el Día Internacional de la Educación, para visibilizar el papel que desempeña en la paz y el desarrollo.

La editorial Alfaguara se ha sumado a esta conmemoración con la edición definitiva de una obra fundamental en la literatura española: Historia de una maestra, de la escritora leonesa Josefina Aldecoa, una novela en la que confluyen la reivindicación de una educación de calidad, la vuelta al mundo rural y la defensa de los derechos de la mujer.

Con prólogo de la escritora Lara Moreno, esta historia de ficción se lee hoy, treinta años después de su publicación y casi cien del momento en el que está ambientada, como un «testimonio rebosante de verdad», en palabras de Moreno.


Portada del libro. DL

Historia de una maestra, que Alfaguara pone a la venta el jueves, cuenta la historia de Gabriela desde el día en el que recoge su título de maestra y el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial.

Lara Moreno argumenta en su prólogo que a «Gabriela le pilló la República siendo maestra. Maestra de escuela. Esa profesión abanderada hoy por hoy sobre todo por mujeres, esa profesión silenciada en la literatura, desplazada en tantos lugares de nuestra actual esfera política y social».

Este libro es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la Guerra Civil. Con el trasfondo de la República, la Revolución de Octubre y la guerra, evoca aquella época de pobreza, ignorancia y opresión, y muestra el importante papel de la enseñanza y de aquellos que lucharon por educar un país

Según la escritora Lara Moreno, «no hay más rebeldía que vivir acorde con una misma en medio de la vida, sea cual sea la tragedia que llueva» y, en este caso, la protagonista es una mujer de su época que lleva en su interior una dualidad evidente: con una vida tradicional, responsable del cuidado de la casa, volcada en la maternidad, es también una revolucionaria que cree y lucha por la educación como una forma real de progreso.

La autora

«Escribí ‘Historia de una maestra’ como homenaje a mi madre y a los maestros de la República»

Gabriela es una maestra rural que crea pequeñas escuelas en aldeas en las que no solo enseña conocimientos, sino herramientas para la vida. Sobre esto Moreno resalta el valor de Aldecoa al «dar cuenta de realidades valiosísimas desde un punto de vista único: el de la mujer visionaria, la que sobrevuela los tiempos, la que, a pesar de su contexto y absolutamente dentro de él, se pregunta con exactitud por cada grieta, las recorre todas con ojos calmos y no deja ninguna sin nombrar. Eso ya supone un valor de ancha magnitud».

Historia de una maestra ha sido considerada siempre por maestros y educadores, por su defensa de la vocación absoluta por la enseñanza en tiempos difíciles, una obra emblemática sobre la importante función social que ellos desempeñan: «Josefina Aldecoa escribió un libro sobre una maestra, en el puro significado de ese sueño: llegar adonde no hay nada y cuidar, transmitir, educar, desde el respeto, desde la empatía, para la libertad», dice Moreno.

«Historia de una maestra es la historia de una mujer y la de mil mujeres; puede ser la historia de todas las mujeres. Las imágenes de este libro podrían aparecer en sepia, desgastada y desvaídas, y serían actuales en su esqueleto»

Contada como una verdad ficcionada, Aldecoa relata la historia de su madre, a la que homenajea revelando su historia. «Este libro lo escribí para regalárselo a mi madre, porque siempre me contó muchas historias cuando yo era pequeña, me hablaba de situaciones que ella, como maestra, había vivido. Basándome en todos esos recuerdos y también en los de mi infancia, escribí Historia de una maestra, que es un homenaje a mi madre y a los maestros de la República, a su esfuerzo y dedicación en unos momentos de nuestra historia en los que su sacrificio estaba justificado por la necesidad de salvar al país educándolo, pues tal fue el mandato que recibieron. La historia es ficticia, pero todo lo que sucede en ella es real; es un testimonio histórico que sirve además para conocer las durísimas condiciones de trabajo de los maestros rurales y el papel tan importante que desempeñaron haciendo gala de una constante muestra de vocación», decía Aldecoa en la introducción de la novela.

El regreso de Josefina Aldecoa
Comentarios