domingo 25/10/20

Robar por amor al arte

Muchos han bautizado a Erik el Belga como el ‘Robin Hood del arte’. En 1975 huyó de la cárcel alemana en la que se encontraba y se trasladó a España, donde aprovechó las insuficientes medidas de seguridad de iglesias y monasterios para cometer algunos de los robos más importantes de nuestra historia. León fue la zona más castigada por sus ‘saqueos’. En el libro que publicó en 2012, titulado ‘Por amor al arte’, Erik el Belga contaba al detalle su vida de ladrón, sus contactos con exquisitos coleccionistas y la camaradería con los hombres de su banda. En 1982 fue detenido en Casteldefells junto a cuatro colaboradores -dos anticuarios españoles y dos alemanes—. Un año después se expuso su botín (200 obras) en el Museo Arqueológico Nacional.

Robar por amor al arte
Comentarios