lunes 21/9/20

La romántica venta casera del Círculo de Lectores echa el cierre en León

pacho rodríguez | león


Leer es un placer, pero que le lleven los libros a casa eso ya debe de ser otra dimensión. Es lo que hacía el Círculo de Lectores, que ha cerrado de repente y de manera estruendosa, y que en León contaba con casi 4.000 suscriptores, más unos treinta agentes comerciales, y, ante todo, una forma que se extingue de relación entre el vendedor y el cliente. Se trataba de romanticismo, cariño y trabajo, pero bien mezclados.


El sistema era ya una tradición en muchos hogares de la provincia de León y de toda España, donde en total llegó a haber un millón de suscriptores. Una revista que llega a casa, con todo un catálogo cultural y tras realizar el pedido, el libro o disco llegaba de manos de un agente. «Se creaba una relación especial, humana y personal», asegura una de quienes, tras 27 años al otro lado, como compradora, pasó a trabajar para la empresa Bertelsmann, primero, y luego para Planeta, que fue quien compró el Círculo, y que el pasado 6 de un día para el otro cerró el grifo de ventas, pedidos y demás operaciones.


Aunque los tiempos se han vuelto digitales, y acechan cualquier modelo de trabajo, a los trabajadores de la provincia les duele que, aunque los síntomas hacían prever lo peor, la medida se haya tomado de manera tan radical. «Nos enviaron un burofax para decirnos lo que pasaba, darnos las gracias, y que metiéramos los pagos en la tablet porque esa misma noche iba a dejar de funcionar, y así fue», señala.


Ahora, Planeta, como empresa ha prometido a los comerciales que les dará una indemnización. Algo que tampoco saben ni en cuanto se cifrará ni cómo, puesto que no son trabajadores con contrato laboral, y sus emolumentos han ido descendiendo tanto que ahora en pocas ocasiones alcanzaban una cantidad aproximada a los 400 euros al mes.


Muchos de estos agentes, sin querer pecar de altruismo, lamentan que «creemos que hay mucha gente que hubiera querido seguir», dicen. Hace un año en León se superaban los 6.000 suscriptores. Detectaban que Círculo de Lectores se iba a pique porque cada vez les resultaba más difícil acceder a artículos demandados. El resto se confirmó el 6, cuando las tablets dejaron de funcionar.

La romántica venta casera del Círculo de Lectores echa el cierre en León
Comentarios