miércoles 22/9/21
Arte dramático

El romántico viaje al teatro de El Cudoxu

Son una compañía única por su esencia y por unos objetivos en los que junto a lo artístico son guardianes del llionés
El Cudoxu cuenta con repertorio leonés de todo tipo. DL

En teatro el viaje a ninguna parte no es peyorativo sino leyenda. Porque subirse a un escenario a contar una historia en directo, sin ningún artificio entre el actor y el espectador, solo está al alcance de los elegidos. Y El Cudoxu es una compañía en la que se conjuga todo en forma de pasión. Por la escena y por la lengua de su pueblo. Sin detenerse a análisis fríos de utilidad sino a perservar el mandato de rendir tributo a una lengua que conecta con las generaciones leonesas anteriores.

La verdad es que no hay que saltarse provincias para encontrar casos similares en lugares limítrofes. Pero en León, El Cudoxu, con Francis González Banfi a la cabeza, Francis el de Elvita, un tipo que va camino de incombustible, es una deliciosa historia de teatro. Seguro que en sus obras reza aquello de pasen y vean, pero en su caso además conviene atender al entren y conózcanles.

Ahora regresan con fuerza, y quién lo diría con la que está cayendo, porque se traen entre manos y redes y es deseable que en cuanto se pueda entre tablas, el mensaje de El Cudoxu: La revolución de las pumarietsas, su nuevo proyecto.

Proyecto sociocultural

Además de la dramaturgia sus montajes siempre proponen el compromiso con León y su esencia

Los comediantes de Palacios del Sil, como también se hacen llamar, han plasmado en un vídeo su visión de estos momentos y han dado en el blanco de la imaginación alrededor de las aparentemente frágiles pumarietsas (mariposa en patsuezu–llionés occidental-).

¿Qué es esa revolución de las pumarietsas? «Se basa en el efecto mariposa... Todos podemos ser esa mariposa que muda su actitud y cuyo efecto provoca un cambio en el mundo: practicando la empatía y solidaridad, respetando la Naturaleza, conseguiremos un mundo sostenible y armonioso, que nos protegerá de eventuales pandemias y calamidades naturales, o incluso las evitará. El Cudoxu invita a que ese cambio se produzca a nivel individual, uno a uno. Porque todas las revoluciones, como las grandes nevadonas, comienzan siempre por unas pocas mariposas, por unos pocos copos, que más tarde se multiplicarán exponencialmente», comunica el propio Francis González.

Arraigo leonés

Muchos de los integrantes de la compañía viven fuera de la provincia

Pero hasta filosóficamente El Cudoxu merece la pena, ya que, según explican sus componentes, «El Cudoxu, aunque de manera intermitente, lleva una larga andadura que arrancó en 1984 con actividades durante unos 3 años; en 1994 regresó durante un par de años... Y finalmente volvió a aparecer con una tremenda vitalidad en 2018. El grupo tiene clara su apuesta: hay que defender nuestro patrimonio cultural, cuyo estandarte es la lengua vernácula, completamente indefensa al no contar con ningún apoyo institucional para su preservación», reflexionan.

Y tienen doble mérito, porque su empeño no ha sido devorado por los quehaceres de cada uno. Ahí sigue El Cudoxu y eso que ahora son casi un equipo internacional. Ya que buena parte de sus integrantes reside en lugares tan distantes como Iquique en Chile, Múnich en Alemania, Barcelona, Madrid, San Sebastián de los Reyes, Lugo, Oviedo, Gijón, León, Ponferrada, Toreno o San Miguel de Laciana, -además de Palacios del Sil-. Pero con todo, unidos por un León y una lengua que no abandonan.

El romántico viaje al teatro de El Cudoxu
Comentarios