viernes 22/1/21
EL ESTADO DEL PATRIMONIO

La ruina y el desinterés se comen los bancos modernistas que hizo Zuloaga en León

Un informe encargado por el Ayuntamiento hace tres años alertaba del estado «deplorable» del conjunto que el artista realizó para la ciudad en el año 1927
Estado de los bancos de Zuloaga que continúan olvidados en el asilo de San Mamés
Estado de los bancos de Zuloaga que continúan olvidados en el asilo de San Mamés

Las cerámicas rotas y podridas, los esmaltes oscurecidos por la suciedad, las imágenes inexistentes; en una palabra, «deplorable». Con esta palabra, «deplorable» definía Juan Carlos Ponga en el inventario encargado por el Ayuntamiento hace tres años, el estado de la obra que la ciudad de León compró al taller del artista Daniel Zuloaga. Son ocho bancos realizados en su taller, una vez muerto el artista, en los que se reproducen estampas de la ciudad y que se hicieron para la plaza de Regla. Hoy esperan pacientes a que les llegue su ruina total en los jardines del asilo de San Mamés después de casi un siglo de desinterés. Los bancos azulejados representan en su parte trasera imágenes de la Catedral, San Isidoro, el Santuario de la Virgen del Camino, la calle Ancha, la plaza de Botines, el Rastro Viejo, la Plaza Mayor… Mejor suerte corrió la fuente hallada durante unas catas en la plaza de la Catedral y que fue restaurada, si bien continúa en los almacenes municipales desmontada y a la espera de destino. A pesar de que fue el propio concejal, Juan Pablo García Valadés, el que encargó el informe a Ponga, sus resultados no tuvieron incidencia alguna en el estado de este tesoro modernista, de quien nadie parece acordarse.

Un estudio realizado por Mónica Castro, Los Zuloaga en León. Fuente y bancos para la plaza de la Catedral, revela que el conjunto realizado para la Catedral fue desmontado en los años cuarenta: «El vaso de la fuente no fue trasladado, sino enterrado bajo un pequeño túmulo sobre el que se situó años más tarde una farola cuya base de hormigón se asentó en el lugar donde antes habían estado la columna y el capitel, de los que nunca más se ha sabido», subraya Mónica Castro. La historiadora destaca que el vaso de la fuente se halló en el transcurso de la reforma que se hizo en 1997. Para poder ser retirada, los azulejos fueron desmontados de su armazón y recogidos en un almacén municipal.

Los bancos, por su parte, fueron arrancados de su lugar original completos, base incluida, y colocados en su actual emplazamiento. Las sucesivas corporaciones municipales se han comprometido a salvar esta parte del patrimonio leonés pero todas ellas han ido apartando finalmente el cáliz mientras los bancos pierden de manera irreparable la cerámica.

Y, sin embargo, hubo un tiempo en el que la obra de Zuloaga podía contemplarse en el triángulo que forman la plaza de la Catedral, la calle Ancha y Sierra Pambley. En este pequeño perímetro se concentraba el legado que el maestro heredero de una larga tradición de armeros vascos y tío del pintor Ignacio Zuloaga dejó a la ciudad de León.

Entre las obras de Zuloaga que atesora la ciudad se encuentra el interior de San Francisco de la Vega, donde se encuentran una singular colección de azulejos esmaltados obra de Zuloaga.

También destaca el restaurante Zuloaga ubicado en los bajos del palacio construido a principios del siglo XX por el conde de Sagasta, y que conserva los azulejos de corte modernista que pintara Zuloaga para la decoración del portal de esta casa señorial.

En la Calle Ancha se encuentra la fachada de la casa denominada de Lesmes García, por albergar en sus bajos unos conocidos almacenes. Esta residencia está decorada con dragones verdes obra de Zuloaga. No es la única, otras casas próximas del casco antiguo también conservan azulejos salidos del taller del ceramista segoviano, hoy convertido en Museo Zuloaga.

La ruina y el desinterés se comen los bancos modernistas que hizo Zuloaga en León
Comentarios