jueves 15/4/21

La ruta romana espera su turno

Aunque las tres criptas están cerradas al público y sólo una puede visitarse previa solicitud, el concejal de Patrimonio promete buscar soluciones a todas sus trabas

La ruta romana de León, que durante años figuró casi cada semana en los titulares de prensa y ocupó muchas páginas de periódico, no existe a día de hoy. Estaba formada por una serie de criptas arqueológicas y enclaves de interés unidos por hitos informativos y unas ‘sandalias’ marcadas en el pavimento que prácticamente constituyen las únicas huellas del proyecto existentes en la actualidad.

Los espacios más singulares de aquella ruta eran dos criptas que revelaban parte de los ‘cimientos’ de la actual capital leonesa, nacida como campamento militar de las legiones VI y VII. Una de ellas, la de la calle Cascalerías, mostraba parte del anfiteatro con el que contó la ciudad, así como paneles ilustrativos y maquetas. En 2004, la estancia fue abierta al público, pero problemas de horarios y personal hicieron que se cerrase a las visitas libres para abrirla tan sólo a puntuales visitas guiadas, ofrecidas por el Ayuntamiento a lo largo del curso lectivo para colegios y asociaciones.

Otra, la de Puerta Obispo, ubicada frente a la Catedral, contiene restos de las antiguas termas y de la ‘porta principalis sinistra’, y recibió, sólo el día de su inauguración, 600 personas, registrando uno de los éxitos de afluencia a un monumento más notables en el año 2006. No obstante, fue cerrada pocos meses después: la empresa que se encargó de su habilitación exigía una deuda muy abultada a la que el Consistorio no pudo hacer frente ya que, como sostenía la anterior concejala de Cultura en octubre del año pasado, la obra debía haberse sufragado en parte con una subvención de la Junta «que finalmente no llegó a su destino». Y así, permanece cerrado este histórico punto de la ciudad, ubicado en un espacio privilegiado —a los pies de la Catedral—, lo cual despierta el interés de muchos visitantes y turistas que luego, al acercarse, comprueban el lamentable estado del mismo, con la puerta bloqueada, los cristales rajados y vallas rodeando el recinto.

La tercera de las criptas que se sumó a esta lista está también situada en la calle Cascalerías, ubicada casi enfrente la anteriormente citada. Dada a conocer en el verano del 2009, su espectacularidad es mayor tanto por su amplio espacio como por los grandes muros del anfiteatro que pueden verse en ella. Pero una inesperada reclamación, una carga arrastrada desde el siglo XIX que afecta a la propiedad sobre la que se erigió el edificio y la cripta del sótano ha impedido que pase a propiedad municipal y, por tanto, sea abierta al público. Según el concejal de Cultura y Patrimonio, Juan Pablo García Valadés, ese detalle legal «ya ha sido prácticamente subsanado», y ha prometido al mismo tiempo buscar soluciones para desbloquear los problemas de las demás. «En muchos casos es cuestión de reunirse todas las partes, de voluntad», aseguró.

Otro punto de la ruta, los Principia de la calle San Pelayo, verdadera ‘partida de nacimiento’ de León, siguen inmersos en su particular y ya largo proceso legal, mientras que la muralla o el canal del Jardín del Cid sólo necesitan de la curiosidad del turista para ser contemplados.

La ruta romana espera su turno
Comentarios