jueves 09.07.2020
A partir del 12 de junio

Sabero recupera su ‘Castillete’ de papel

La revista editada por Hulleras hasta 1990 vuelve a la calle

La publicación reivindicará que el Pozo Herrera I sea BIC

Imágenes antiguas de la cuenca de Sabero recuperadas por la revista ‘Castillete’. CORTESÍA DE CASTILLETE
Imágenes antiguas de la cuenca de Sabero recuperadas por la revista ‘Castillete’. CORTESÍA DE CASTILLETE

El 13 de diciembre de 1991 fue el último día que los mineros bajaron al pozo de Hulleras de Sabero. Meses antes, la desaparición de la revista Castillete, que durante doce años dio voz al valle, fue el presagio de tiempos oscuros para una comarca que llevaba un siglo extrayendo mineral de las entrañas de su tierra. Ahora, tres décadas después, la publicación vuelve ‘a la calle’.

De momento, el número 33 se podrá leer online o en pdf, pero a partir del 12 de junio saldrá de la imprenta. Lo más sorprendente es que esta nueva aventura editorial ha contado con los mismos colaboradores que hacían la revista hace tres décadas.

«Famosa todavía en nuestros días, y han pasado ya 30 años desde su última publicación, no hay familia en el valle de Sabero que no guarde con cariño alguno de los ejemplares de la revista editada por la empresa minera Hulleras de Sabero», cuentan los responsables. Nombres como el ingeniero M. José Camino, Jesús Silva, Susana Álvarez Blanco o el escritor Aurelio Loureiro firman los contenidos de esta nueva entrega.

DL2P52F1-20-35-56-9Nuevo número de la revista. DL

El Castillete de papel pretende también dar soporte a la reivindicación que abandera la asociación del mismo nombre: conseguir que la Junta declare Bien de Interés Cultural (BIC) los castilletes de la Herrera I, en Sahelices de Sabero, y Herrera II, en Sotillos de Sabero. La Junta prometió hacerlo en 2011, pero nunca lo llevó a efecto.

El año pasado la asociación que edita Castillete presentaba a la Consejería de Cultura el expediente para proteger un patrimonio industrial que ha sufrido numerosos expolios; el más reciente, hace solo unos días, cuando arrancaron las baldosas del precioso suelo de la sala de máquinas del pozo de Sahelices. El plazo se agota y, teóricamente, la Junta deberá dar una respuesta antes de agosto.

El de Sahelices fue el primer pozo vertical de la minería de León, en 1913, en funcionar con energía eléctrica. Tiene 150 metros de profundidad. El castillete es de acero articulado, con una altura de 18 metros. Cesó su actividad en 1968. Herrera II es uno de los de mayor profundidad, con 512 metros. El pozo permaneció en activo hasta el cierre definitivo de las minas de Hulleras de Sabero y Anexas en el valle de Sabero en diciembre de 1991. También se conservan la sala de máquinas y otras instalaciones. Al igual que la Herrera I, pertenece a la Hullera Vasco Leonesa.

Castillete se despedía en su último número de marzo de 1990 con el relato de los instantes finales de una de las mayores cuencas mineras de León. La publicación contaba con secciones como Mina y los mineros, Historias de nuestra tierra, Higiene y salud, Historia de la cuenca de Sabero, El punto sobre la i, Cocina, Deportes y Retablo minero. En el número 33, Lourerio rememora la historia del cine obrero. «El cine era la constatación de que había otros mundos y otros cielos que se podían tocar desde aquel rincón majestuoso de un pueblo donde no había libros», cuenta el escritor.

La revista, que publica un álbum de fotografías antiguas, también incluye en su nuevo número una entrevista con Lucila Arrimada, nacida en La Velilla de Valdoré el 21 de septiembre de 1925. Afincada actualmente en Madrid, hace un repaso de su historia en la cuenca minera. «Empecé trabajando en el comedor de los obreros. Tenía buena relación con el jefe de la empresa y un día bajó a buscarme a casa y me ofreció trabajar en el comedor sirviendo la comida a los mineros», recuerda.

Sabero recupera su ‘Castillete’ de papel