miércoles. 17.08.2022
LA REVISIÓN DEL CÁLIZ DE DOÑA URRACA ■ LA POLÉMICA

«San Isidoro está lleno de símbolos del Grial que no sabemos leer»

El historiador José Luis Corral afirma que el cáliz leonés es un objeto importantísimo con el que Fernando I identificó su dinastía
El historiador José Luis Corral participa en el documental ‘Onyx. Los reyes del Grial’. MARCIANO PÉREZ

verónica viñas | león

José Luis Corral, el Dan Brown español, afirma que aunque el cáliz de Doña Urraca no sea el Grial se trata de «un símbolo importantísimo, elegido por Fernando I para identificar su dinastía. No olvidemos que Fernando I era pamplonés y tarda un año en ser aceptado por la corte leonesa».

Autor de numerosos best sellers, el historiador aragonés estuvo ayer en San Isidoro para dar su versión del cáliz leonés en el documental Onyx. Los reyes del Grial, al igual que hizo un día antes James Tabor, profesor de Estudios Religiosos de la Universidad de Carolina del Norte y responsable de la excavación que localizó la tumba de Jesús en Jerusalén.

Corral cree que es probable que el cáliz de Doña Urraca sea la copa que veneraban en Jerusalén los cristianos en el siglo IV, pero puntualiza que existe una laguna documental de cuatro siglos desde la celebración de la Última Cena, «de la que tampoco sabemos con exactitud si tuvo lugar o no. Sólo tres evangelios la citan, los sinópticos (los de Mateo, Marcos y Lucas); en cambio, en el evangelio de San Juan, que estuvo presente en la Última Cena, no habla de una copa, sino de una bandeja. Por tanto, me da la impresión de que el primitivo cristianismo magnificó extraordinariamente un objeto, del que ahora no tenemos ninguna referencia prácticamente desde los evangelios hasta el siglo IV. Ahí está el gran déficit en la transmisión historiográfica del Grial», asegura.

Las fuentes musulmanas

Corral, cuyas novelas siempre tienen una rigurosa base histórica, explica que San Isidoro está lleno de símbolos de la copa, como en el Panteón Real; símbolos que los hombres de la Edad Media sabían interpretar, pero que ahora no sabemos leer. Intentar descifrarlos, en su opinión, sería una buena línea de investigación. Corral también critica que muchos historiadores occidentales no recurran nunca a las fuentes islámicas, que son, dice, la mitad de la historia. Y pone como ejemplo la figura del Cid, que es radicalmente diferente para los cronistas medievales y para los musulmanes. Otra fuente, afirma, es la tradición oral. En su opinión hay que bucear en todas y saber analizarlas.

«El Grial es un objeto maravilloso, trufado de leyendas», confiesa el autor de El número de dios, quien a continuación se pregunta si hubo realmente un Grial. «Yo me atengo a las fuentes y las fuentes sobre el Grial son escasísimas. Es cierto que en el Santo Sepulcro hubo una copa, que pudo estar relacionada o no con la Última Cena, y que es probablemente la que está en León, pero el gran déficit de toda esta historia reside en esos primeros siglos. ¿Guardaron los apóstoles la copa de la Última Cena? ¿Se mantuvo así hasta el siglo IV?», son algunas de las cuestiones que deja en el aire.

Corral, asesor histórico de Ridley Scott en la película 1492, la conquista del paraíso, ha tocado tangencialmente el tema del Grial en alguna de sus novelas, como en la que desmitifica a los Templarios, a los que no dudó en tildar de «obcecados» y «fanáticos». Sin embargo, el historiador, que ha derribado muchos mitos, relaciona al protagonista de El Caballero del templo, Jaime de Castelnou, con el Grial, aunque desde una perspectiva más histórica que legendaria.

La directora del Museo de San Isidoro, Raquel Jaén, será otra de las expertas que aportará su opinión en el documental que dirige Roberto Girault y protagoniza el actor norteamericano Jim Caviezel. Por el filme, que previsiblemente se estrenará este otoño, también desfila María Amor Fombella, experta en Paleopalinología, que fue quien analizó el polen encontrado en la veleta de San Isidoro y determinó que el gallo es del siglo VII, una pieza única de época del imperio persa sasánida, anterior al Islam.

Asimismo, en la película aparece el escritor, traductor, licenciado en Económicas y filólogo iraquí afincado en España Raad Salam Naaman. Víctima de persecuciones por su condición de católico caldeo, Salam Naaman ha sido profesor del Instituto Bíblico Oriental. Un personaje controvertido, que levantó las suspicacias de la formación León en Común hace unos meses, a raíz de unas charlas financiadas por el Ayuntamiento. La oposición pidió que se rescindieran las conferencias de Salam Naaman argumentando que «es gravísimo que se pague con dinero público a una persona que se dedica a difundir el odio racial y religioso».

«San Isidoro está lleno de símbolos del Grial que no sabemos leer»
Comentarios