domingo 19.01.2020

Sanatorio de tuberculosos

Sanatorio de tuberculosos

El Gran Hotel de Boñar se convirtió, después de la Guerra Civil, en Sanatorio Antituberculoso, un lugar «que nos resultaba extraño y peligroso a los niños que éramos entonces, quizá por lo contagioso de la enfermedad, amén de por lo alejado y apartado del resto del pueblo», como consigna el profesor jubilado Pedro Caballero en su blog ‘La escuela del Negrillón’, citando también palabras de Toño Villanueva cuando recuerda la estampa de los muertos llevados en carretilla al cementerio por el camino del Felechar. Eso sin olvidar los ruidos extraños y las voces y risas de niños que varias personas afirman, actualmente, haber oído en sus cercanías... Arriba, postal de época, y a la derecha y debajo, estado actual del balneario y del hotel, hoy pasto del vandalismo.



Fotos: ARCHIVO G.F. CASTAÑÓN / I. RODRÍGUEZ / RAMIRO

Sanatorio de tuberculosos