CINE ■ RODAJE EN LEÓN

'Los santos inocentes' de San Román

‘La Proeza’ es el título del nuevo corto que Isaac Berrokal está rodando en León con vistas a su estreno en Sitges en 2018. La acción se desarrolla en un ambiente cerrado y asfixiante del que parece imposible escapar

e. gancedo | león

Cuando habla del cine que con tanto mimo cultiva Isaac Berrokal, su productora ‘de cabecera’, la leonesa Isabel Medarde (Bámbara Zinema www.bambarazinema.com), pronuncia varias veces una palabra: «extremo». «Sí, el suyo es un cine extremo y diferente, que lleva una historia al límite —dice—. Por eso me interesa lo que hace e invierto en él, porque no cuenta lo mismo que otros... porque su mirada es extrema».

Y extremadamente laborioso está siendo el rodaje de su última cinta, el corto La Proeza, que estos días está teniendo lugar en el pueblo de San Román de la Vega —cuarenta personas que hoy afrontarán una agotadora jornada de trabajo de 24 horas—. Una casa labradora «que apenas ha sufrido cambios en cincuenta años», como indica Medarde, es el escenario idóneo, sin precisar de toque artístico alguno, para una historia de opresivo ambiente y terrorífica evolución como las anteriormente contadas por el cineasta madrileño.

Porque la sinopsis habla de un pueblo español anclado en el mundo de la posguerra a pesar de correr los años setenta: Leiza es una joven de ciudad que acude a la aldea en busca de una anciana llamada Riina, recomendada para ayudarla en un asunto ilegal. «Al llegar se dará cuenta de que todo es muy extraño, esa señora esconde algo siniestro y pronto deducirá que ha entrado en un lugar de donde probablemente no podrá salir jamás», reza la sinopsis que se puede leer en https://laproeza-cortometraje.com/.

«Estamos ante un cine de autor como el que hemos visto en otros cortos de Berrokal: Dantesca escena, La trampa, Killrats o La casa Brown. Pero en este caso se ha movido hacia el realismo, con claras referencias visuales a Los santos inocentes, y nos narra una historia de terror no fantástica que muy bien podría haber sucedido», expone Medarde, productora de cinco cortos anteriores de Berrokal.

Carina Bjorne actriz principal caracteriza de Riina. FOTO: ISABEL MEDARDE

La Proeza cuenta con un presupuesto estimado de 6.000 euros, de los que 3.500 ya se han obtenido vía crowdfunding (https://laproeza-cortometraje.com/donativo/). «Estamos muy contentos con la respuesta a la convocatoria, no sólo por los mecenas que han destinado dinero sino por aquellos otros que nos han prestado material, como la elevadora hidráulica de Luis Vidal o la grúa que nos dejó Néstor del Barco», manifiesta la responsable de Bambara Zinema, y no olvida otro motivo de alegría: los actores participantes, en elenco exclusivamente femenino. Tanto las experimentadas Erika Sanz (Un paso adelante, Águila roja), Carina Björne (actriz talismán en largometrajes, series de televisión y publicidad), Inma Ochoa (Hospital central, Cuéntame, La Venganza de Don Mendo, Los Sobrinos del Capitán Grant, Tilt, nos hacemos falta, Born, La mujer del anarquista...), la actriz y modelo Celia García como las neófitas Ágrata Andrés Vergara y la fotógrafa Divina Quinina realizan un gran trabajo. «Estas últimas, en concreto, están viviendo el rodaje con tanta emoción que han contagiado a todo el equipo su entusiasmo», apuntó Isabel Medarde, directora de producción de Berrokal en La Proeza.

Ágrata Andrés Vergara y Divina Quinina repasando el guión. FOTO: ISABEL MEDARDE

Y sobre el ‘idilio’ que Berrokal mantiene con las tierras leonesas, la productora no duda en afirmar que este director laureado en diferentes festivales se ha «enamorado», más que del territorio, de los leoneses. «Ha participado en cientos de rodajes en Madrid y en otros lugares pero siempre dice que la ilusión y la energía que encuentra en esta gente a la hora de interpretar no la encuentra fuera».

Y es que La Proeza, que probablemente se estrene en Sitges en 2018, no es un cine «hecho para conformar a una industria». Más bien todo lo contrario.

Chiti Abraira caracterizada para su papel. FOTO: ISABEL MEDARDE

Carina Björne en un descanso del rodaje. FOTO: LUIS SOTO

Isaac Berrokal, director y guionista, y Ricardo Fernandez Ferreras, operador de cámara. FOTO: LUIS SOTO VARGUES

Inma Ochoa caracterizada. FOTO: ISABEL MEDARDE / Erika Sanz caracterizada de Leiza.

 

Sergio Gonzalez Bambara Zinema, director de fotografía e Isabel Medarde Bambara Zinema, productora y directora de Producción. FOTO: LUIS SOTO VARGUES 

Raquel Álvaro, directora de Arte. FOTO: LUIS SOTO VARGUES 

Ágrata Andres Vergara, actriz debutante, caracterizada en La Proeza. FOTO: ISABEL MEDARDE

Davit Benavent, jefe de sonido de La Proeza. FOTO: LUIS SOTO VARGUES 

Estefanía Pasamonte, maquillaje y FX. FOTO: LUIS SOTO VARGUES