martes 26/10/21

Con la taquilla cerrada desde hace 15 años

DL28P46F2-20-02-57-1.jpg

Diseñado por los arquitectos Manuel y Gonzalo de Cárdenas y Francisco J. Sanz sin escatimar lujos, el Emperador, con capacidad para 1.300 espectadores, alzó el telón el 22 de septiembre de 1951 con la revista ‘Sueños de Viena’, de la Gran Compañía de Kaps y Johan los Vieneses. Así arrancaba la fascinante historia de un teatro que durante décadas fue uno de los mejores de España. El teatro debe su nombre al monarca Alfonso VII, coronado emperador por las Cortes de León, tras una votación popular organizada por la emisora Radio León. Muchas de las estancias del Emperador no han sido tocadas desde 1951 y el gallinero se cerró, por problemas de seguridad, mucho antes que el teatro. Baúles, proyectores y hasta un piano se amontonan por todo el edificio, mientras ninguna administración parece dispuesta a sufragar la reforma interior, pese a que el estudio de arquitectura del conocido dibujante Peridis tiene hecho el proyecto desde hace diez años.

Con la taquilla cerrada desde hace 15 años
Comentarios