viernes 7/5/21
Patrimonio

La tebaida de Lancia sale del infierno

Las Cuevas Menudas de Villasabariego abandonan la Lista Roja del Patrimonio
Detalle de la escalera de acceso a las Cuevas Menudas de Villasabariego. RAMIRO

Las puertas del ‘infierno’ siempre están abiertas al patrimonio abandonado. Lo difícil es salir. Las Cuevas Menudas acaban de abandonar la vergonzante Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra, en la que ingresaron en marzo de 2014 porque corrían el riesgo de derrumbarse.

La Diputación de León ha sido la tabla de salvación para la ‘tebaida’ de Lancia, ubicada a escasa distancia del yacimiento astur-romano. Y todo gracias a un error. La Junta las declaró Bien de Interés Cultural (BIC) en 1985, pensando que se trataba de unas cavernas del Neolítico. Aquella confusión propició que los refugios excavados en la roca en Villasabariego por eremitas medievales como lugar de retiro, oración y sacrificio no perecieran.

Tras pasar por el filtro de la Comisión Territorial de Patrimonio, que hizo varias correcciones al proyecto inicial, la restauración de este refugio anacoreta se incluyó en el programa Varatiel —nombre de un pueblo desaparecido—, con el que la Diputación dio una oportunidad a monumentos que el abandono, la desidia o la falta de inversiones convirtieron en ruina. El acondicionamiento de las diecisiete cuevas que se conservan actualmente se elevó 200.000 euros, de los cuales el Ayuntamiento de Villasabariego aportó 10.000; y el resto, la Diputación.

Los trabajos, básicamente, consistieron en ‘reafirmar’ la estructura de las cavernas, para evitar su colapso, así como acondicionar los accesos, la construcción de un mirador y la colocación de paneles informativos.

Las paredes de estos eremitorios aún preservan algunos grabados de carácter cristiano, sobre todo cruces, entre las que destaca un imponente huecorrelieve de 25 centímetros destinado a encajar en su interior una cruz portátil. Además, hay grabados epigráficos que prueban su cronología medieval, como una ‘A’ con el travesaño angular típico de los siglos V-XI.

No se sabe a ciencia cierta cuántos anacoretas llegaron a vivir en Villasabariego ni el número de cuevas originales. Lo cierto es que en 1921 había 19. En los últimos años, las Cuevas Menudas, de difícil acceso y en un entorno aislado, se convirtieron en un refugio para meriendas y botellones.

Hispania Nostra las incluyó en su Lista Roja por su «estado ruinoso». Argumentaba que las cavidades «presentan un estado de derrumbe incesante, lo que indica una desaparición inminente del conjunto de forma paulatina

Lista Verde

Las Cuevas Menudas son el segundo monumento leonés en abandonar la Lista Roja en apenas mes y medio, ya que a principios de marzo, la preceptoría de Lois fue también incluida en la Lista Verde del Patrimonio tras su rehabilitación.

En la Lista Roja se mantienen 48 castillos, ermitas, monasterios, palacios y fortalezas de León, la provincia con mayor número de bienes en peligro de todo el país. En la Lista Verde, además de los dos mencionados, se encuentran otros nueve monumentos: la fortaleza-palacio de los marqueses de Prado, en Renedo de Valdetuéjar; el castillo-palacio de los Quiñones, en Villanueva de Jamuz; el Palacio de los Condes de Luna de León; la ermita de San Antonio Abad, en Villalquite; la cerca medieval de Almanza; el castillo de Sarracín; los canales romanos de la Cabrera; la iglesia de San Lorenzo de Sahagún; y el monasterio de San Pedro de Montes.

La tebaida de Lancia sale del infierno
Comentarios