jueves 19.09.2019

El trazo antropófago de Benavides

El dibujante leonés ilustra el relato gótico de ETA Hoffman ‘Vampirismo’ para la editorial Reino de Cordelia.
El trazo antropófago de Benavides

Toño Benavides acaba de terminar su trabajo más expresionista: nueve ilustraciones para dar voz visual a una de las historias más negras de la literatura: Vampirismo, escrita por el alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann. La obra, publicada originalmente en el último tomo de Los hermanos de San Serapión es el primer gran relato literario en el que el vampiro es una mujer. Esta edición, publicada por Reino de Cordelia, puede adquirirse tan sólo en la web de vidas de papel: www.vidasdepapel.es.

Prologado además por Luis Alberto de Cuenca, esta edición supone la primera traducción íntegra al castellano del texto —La tertulia de San Serapión— en el que se inserta el cuento. Esa hermandad, en la que participaban escritores como Chamisso, La Motte-Fouqué, Contessa, Hitzig o Koreff y el propio Hoffmann, nos abre la puerta a un debate sobre la literatura gótica, tan de moda hoy en día.

«A mi me encargaron concretamente esta historia porque sabían de mi afición por la ilustración negra y expresionista», manifiesta Benavides que, entre otros premios, ha recibido varios de los que otorga The Society for News Design. No habla en balde el ilustrador leonés, que ya ha mancomunado esfuerzos con otros grandes del terror, como Guy de Maupassant, cuyo relato La noche también ilustró. Además, es el autor de El sótano en llamas, un estudio gráfico en el que revela su afición por lo irracional y el subsconsciente.

Más libre. El dibujante se confiesa un apasionado de la obra del autor alemán. «Hoffmann fue todo un personaje. Fue escritor, músico, pintor...», destaca el ilustrador, que subraya que muchos de los escritores del XIX, como Edgar Allan Poe, son deudores de su literatura.

Toño Benavides destaca además que la pecularidad de esta obra es que el tema del vampirismo está tratado desde un ángulo singular: el vampiro es necrófago, y asegura que esta vertiente literaria es la que considera más liberadora. «Me permite expresarme con más verdad y fuerza».

El dibujante leonés cree que el libro ilustrado no tiene competencia con el electrónico. «Tiene identidad en sí mismo y no está amenazado por el ebook, ya que está en contacto directo con el lector», defiende. Benavides asume que en este momento el público vuelve a estar interesado por la literatura gótica y, en especial, por el vampirismo. «Hay una tendencia a lo oscuro, a todo aquello que no entendemos», manifiesta el ilustrador, que asume que la crisis puede estar detrás de este gusto por lo irracional, lo esotérico y lo desconocido. «Lo que ocurre es que yo creo que las historias góticas son más propias de lectores cultivados», reflexiona.

El próximo trabajo de Toño Benavides tendrá un componente más literario y, por una vez, dejará a un lado la ilustración. «Será mi primer libro de poesía», revela.

El trazo antropófago de Benavides