viernes 18/6/21
PATRIMONIO

Tricornios contra expoliadores

La Guardia Civil contabiliza una docena de infracciones relacionadas con el Patrimonio desde 2013. Uso de detectores de metales y venta de material robado, entre las faltas y delitos
El empleo de detectores de metal es relativamente frecuente. DL
El empleo de detectores de metal es relativamente frecuente. DL

e. gancedo | león

No sólo investigan las fechorías cometidas contra personas y bienes, o los hurtos de dinero y otras posesiones de valor sino que también persiguen a todos aquellos que roban piezas históricas y arqueológicas o atentan contra el patrimonio nacional. Una labor que aúna, en cierto modo, los saberes del detective, del policía y del historiador y que es la que realiza la sección de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil.

La unidad, encargada de investigar los delitos relacionados con yacimientos arqueológicos, ha contabilizado una docena de detenciones, imputaciones e infracciones administrativas en la provincia desde 2013, tal y como han comunicado a este periódico por medio de la Subdelegación del Gobierno. De aquel año datan, en concreto, las seis personas detenidas dentro de la llamada Operación Versus «como presuntos autores del robo de una cabeza de mármol del siglo IV, sustraída en el mes de febrero de lo alto del campanario de la iglesia parroquial de Quintana del Marco», y más tarde recuperada, como indican en su comunicación. Ese mismo año, continúan, fueron imputadas tres personas por un delito contra el patrimonio por el robo de un arco románico de entre los siglos XII y XIII —también recuperado— en el monasterio en ruinas de Santa María de Nogales, próximo a San Esteban.

Ambos hechos fueron dados a conocer a los medios, pero no las siguientes infracciones: en 2014 se procedió a sancionar a personas que usaban detectores de metales en Puente Castro y en el término municipal de Ardón, hechos relativamente frecuentes ante los que esta unidad quiso recalcar que el uso de detectores «está prohibido en los yacimientos y zonas arqueológicas», acciones que suelen conllevar una multa de aproximadamente entre 300 y 900 euros.

En 2014 también se actuó contra la instalación de carteles publicitarios sin autorización en el Camino de Santiago —declarado Conjunto Histórico— dentro del término berciano de Trabadelo, otra falta usual que se repitió por dos veces en 2015 en el de Brazuelo y aún una vez más durante este año en ese mismo municipio maragato.

Coordinado con la Junta

La unidad señaló, además, que recientemente el Seprona ha mantenido una reunión con responsables del Servicio Territorial de Cultura del Servicio Territorial de Cultura y Turismo «para coordinar la investigación y prevención en todas aquellas acciones que puedan perjudicar los yacimientos arqueológicos, compartiendo con la Junta de Castilla y León toda la información disponible de su base de datos, cartas arqueológicas, Bienes de Interés Cultural, etc.».

También informaron de una investigación en curso: la que está abordando el Seprona de la Guardia Civil de León sobre la venta por Internet «de monedas procedentes de un yacimiento arqueológico ubicado en Andalucía», como expresaron en el comunicado oficial.

Tricornios contra expoliadores
Comentarios