miércoles 21.08.2019

Un túnel a pico y pala... romanos

Dan a conocer una galería de 150 metros abierta para extraer oro en la Cabrera Podría habilitarse para un empleo turístico.
Uno de los huecos que albergaban lucernas o lámparas. J.F.L.
Uno de los huecos que albergaban lucernas o lámparas. J.F.L.

e. gancedo | león

Los valles de los ríos Eria y Cabrera no dejan de ofrecer sorpresas relacionadas con la arqueología, unas agradables, esto es, descubrimientos o actos divulgativos relacionados con su inmenso patrimonio histórico; y otras no tanto, como la destrucción y la falta de sensibilidad desplegada ante unos bienes tan necesitados de difusión y revalorización. El primer apartado lo han protagonizado estos días el experto en cartografía y sistemas de teledetección Javier Fernández Lozano, quien ha dado a conocer la existencia de una galería de 150 metros en las cercanías de Manzaneda, en la Cabrera, abierta por los romanos para la extracción directa de oro. «Hemos observado en ella huecos para las lucernas o lámparas que sirvieron para iluminar el túnel, pero también las diversas muescas dejadas por objetos de percusión —probablemente picos metálicos— en la propia roca», explicó a este periódico Fernández Lozano, natural de Castrocontrigo, quien hizo ver cómo la galería «cuenta con un sistema de drenaje que servía para extraer el agua en períodos en los que el nivel freático estaba alto, y así poder mantener activa la explotación».

La galería desemboca en una amplia sala de aproximadamente quince metros cuadrados que termina en un derrumbe de piedras y cuenta también con un canal secundario semiderruido. «Nos gustaría obtener financiación para hacer visitable la explotación, algo perfectamente posible, pero para ello sería necesario un estudio geotécnico y una serie de actuaciones de seguridad que permitan ponerlas en marcha». La exploración se llevó a cabo en el transcurso de una marcha organizada para dar a conocer algunos rincones poco conocidos del patrimonio de una comarca que últimamente está experimentando un auténtica ebullición cultural, con numerosas asociaciones y profesionales trabajando en la puesta en valor de aspectos lingüísticos, como el cabreirés, variante del leonés singularmente viva; patrimoniales, como la rica pero muy maltratada arquitectura tradicional; y etnográficos como la música, los juegos, las mazcaradas o carnavales y otras muchas manifestaciones.

Un túnel a pico y pala... romanos