martes 02.06.2020

Un León con hambre de cine

El quinto festival de la ciudad dedicado al audiovisual premió . a rostros tan conocidos como Luisa Martín y Óscar Terol La meta, ganar nuevos públicos, secciones y premios en metálico.
Luisa Martín. J. F. SALVADORES
Luisa Martín. J. F. SALVADORES

León rugió como el de la Metro-Goldwyn-Mayer para despedir su quinto Festival de Cine y Televisión, una edición que contó con más días de proyección que nunca —arrancó el 19 de mayo— y que ayer vivió una ágil y esperanzada gala de clausura trufada de música y humor. El actor Lander Otaola y el guionista Chema Trujillo fueron dando paso a los distintos premiados, entre ellos los responsables de La batalla desconocida (Mejor Documental), que lo recibieron de manos del alcalde; Le vivre ensemble (Mejor Cortometraje), Woody and Woody (Mejor Corto de Animación) y Nosotros (Mejor Largometraje).

Después, el grupo Mega Boomis de la escuela de baile Cras Dance ofreció uno de sus bailes más enérgicos —también actuaron sus Chicuelines— antes de que subieran a por sus galardones representantes de Blanca (Mejor Cortometraje de Cine Latinoamericano), Uma vida sublime (sección Portugal de cine), Colores (sección Cine de escuelas, votado por alumnos de León) y La niña bonita (Cine con sentido). El coro Lion’s Black Roars cantó para anunciar la entrega a los galardonados en la popular sección de televisión: La casa de papel fue Mejor Serie de Ficción y recogieron el premio el guionista Javier Gómez Santander y los actores Darko Peric y Jaime Lorente (éste también, Mejor Actor Protagonista); Luisa Martín, de Servir y proteger (Mejor Actriz Protagonista), muy ovacionada; Miriam Giovanelli, de Velvet Collection (Mejor Actriz de Reparto) y Óscar Terol, de Allí abajo (Mejor Actor de Reparto), fiel peregrino y amante de León, y que recordó: «Siempre he venido a esta ciudad andando, menos hoy». También emotivo fue el premio a la Trayectoria al veterano Mariano Venancio, que le dedicó la estatuilla a su abuela por haberle aconsejado «buscar un trabajo serio y para toda la vida en lugar de dedicarse al cine». Cerró la gala el director del certamen, Tomás Martínez Antolín.

Un León con hambre de cine