sábado 26/9/20
Música

"Tocar con público es la gran prueba"

El leonés David Martín Gutiérrez triunfa en Berlín como violonchelista
David Martín Gutiérrez durante un concierto con Trío Schola, su formación en España. JUAN LUIS GARCÍA
David Martín Gutiérrez durante un concierto con Trío Schola, su formación en España. JUAN LUIS GARCÍA

El fútbol perdió al portero que iba a retirar a Iker Casillas (un sueño es un sueño), pero la música clásica leonesa se llevó a un intérprete excepcional llamado a hacer época en el violonchelo: David Martín Gutiérrez, 24 años. Aunque reside en Berlín, el músico conserva el contacto con su tierra y con la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, donde estudió.

Pero ese niño que como todos pensaba más en parar o meter goles (jugaba de portero en el equipo de la Casa de Asturias) que en aprender tal o cual suite de Bach, tenía el talento volcado en esta segunda actividad, que por cierto en su casa casi era la primera. Porque en este caso de casta le viene al galgo, del piano de su madre al violonchelo, para que lo que era actividad educativa pasó a destreza primero y después a vocación y profesión.

Pero en el durísimo mundo de la formación clásica, Martín ya ha dado grandes pasos: Premio Extraordinario de Fin de Enseñanzas Profesionales de la comunidad de Castilla y León; en 2014, accedió a la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en la Cátedra de Violonchelo, bajo la tutela de la Profesora Natalia Shakhovskaya, y en junio de 2018 recibió de manos de la reina Sofía el premio al Alumno Más Sobresaliente de violonchelo en la cátedra de Jens Peter Maintz.

Ahora estudia en Berlín, una de las mecas de la música clásica a nivel mundial, y aunque destaca, él prefiere la modestia: «En sitios así, el ego y la vanidad son inútiles. Igual te aparece un chino de 12 años que te deja con la boca abierta... Hay que trabajar, estudiar, esforzarse mucho, pero hay que aprender a ser uno más», casi reflexiona este leonés que, pese a ello, prefiere esta salida de la zona de confort, como él la define, para poder alcanzar metas superiores.

Por eso, Martín Gutiérrez, que cursa un Master en la prestigiosa Universidad de las Artes de Berlín, si planificara su futuro le gustaría que fuera relacionado con el mundo de la interpretación, la magia de los conciertos, ser solista, integrante de una gran orquesta... «Tocar con público es la gran prueba», afirma, reivindicando esa magia que solo se produce en los escenarios. «Te da un plus que no lo tienes ensayando o practicando», afirma David Martín, que cursó estudios en el Instituto Virgen Blanca de León.

En cuanto al violonchelo, aunque en su casa el piano fue el instrumento de cabecera (al ser su madre Mariló Gutiérrez profesora del Conservatorio), Martín Gutiérrez encontró toda una forma de expresión musical: «El chelo tiene un timbre especial, que siempre se ha dicho que es el que más se parece a la voz humana. Tiene unas características muy peculiares que te permiten jugar con muchos colores, agudos, graves...», afirma.

En León, la semana que viene habrá una oportunidad de comprobar todas estas virtudes que comparten en este caso el instrumentista y el instrumento. Puede que esos días haya cumbre musical de esas en las que todo queda en casa. Porque por un lado está este músico excepcional. Pero su madre, como músico y gran impulsora, también. O su hermano pequeño Guillermo. Y para completar, su padre Fermín: «No toca pero es el crítico. Sabe todo de música», dice.

Este próximo martes, 21 de enero, David Martín Gutiérrez llegará a León con el Trío Schola. Formado en el seno de la Escuela Superior de Música Reina Sofía bajo la supervisión de la Profesora Marta Gulyas, estos tres jóvenes se han establecido como uno de los grupos de cámara revelación de la actualidad. La formación surge a partir de la amistad y el talento. Pero el proyecto ha crecido tanto que se constituyen en uno de los más atractivos en el mundo de la música clásica en directo. Y aunque cada uno tiene su propia trayectoria y compromisos, es esa misma amistad la que les une como fuerza que les permite seguir tocando juntos y continuar aprendiendo unos de otros. Han recibido a su vez clases magistrales de grandes maestros como Menahem Pressler, Ralph Gothoni, Alexander Lonquich o Ferenc Rados.

Han participado en importantes festivales y han realizado grabaciones para RNE, entre otras. También han ofrecido recitales en las salas más importantes de España, como así ha sido en el Auditorio Nacional.

"Tocar con público es la gran prueba"
Comentarios