martes 20/4/21
Documental

La Universidad de León ficha a Adriana Ugarte para el proyecto ‘Foca monje’

La actriz Adriana Ugarte participa en el proyecto. JUANJO MARTÍN

La Universidad de León (ULE), a través de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales, apoya y patrocina la realización de un nuevo documental sobre conservación de la naturaleza. Tras los ya realizados sobre el lobo, el oso y urogallo cantábricos, Más que pájaros aborda ahora el tema de la conservación de la foca monje del Mediterráneo, un nuevo proyecto coordinado por esta empresa leonesa en colaboración con otras dos empresas también de origen leonés (AV Develops y Bicho Producciones), todas ellas fundadas por ex alumnos de la facultad, y con la implicación de la ONG Marina Innoceana y de la actriz Adriana Ugarte.

Foca monje: un camino de regreso, cuenta como alma visible con la actriz Adriana Ugarte. Y mayoritariamente se financiará, como los tres anteriores, mediante una campaña de crowdfunding. Con este nuevo proyecto documental, los impulsores pretenden con rigor científico dar a conocer una historia «que no por increíble y desconocida, deja de ser real». La foca monje fue común en las costas mediterráneas españolas hasta hace tres décadas, a partir de entonces las principales causas de la desaparición de las focas ibéricas llegaron con la caza, la sobrepesca y la urbanización del litoral.

En la actualidad, pese a la inexistencia de focas, España está muy implicada en la conservación de dos de las últimas colonias supervivientes: Madeira, en el Atlántico portugués, y Cabo Blanco, en la costa de Mauritania. «Cada una de estas dos colonias tiene unas particularidades especiales», explica Manuel A. González, director de Más que pájaros y especializado en conservación de fauna amenazada. «En Madeira, las focas, allí llamadas lobos marinhos, estuvieron al borde de la desaparición, pero gracias a los proyectos de conservación desarrollados, se augura un buen futuro para esta pequeña colonia aislada en medio del Atlántico», añade. Por otro lado, la colonia mauritana de Cabo Blanco, la más grande del mundo, pasó desapercibida para los europeos hasta tiempos recientes, pero su particular ubicación geográfica, «la hace ser muy vulnerable, debido a la inestable situación geopolítica del enclave, las enfermedades y los desplomes», afirma.

La Universidad de León ficha a Adriana Ugarte para el proyecto ‘Foca monje’
Comentarios