sábado. 28.01.2023
SUCESOS

El convento de Grajal de Campos se salva de acabar devorado por las llamas

La rápida intervención de los bomberos de León evitó que el fuego acabara con el templo del siglo XVI
undefined
Imagen de las llamas en la cubierta del convento de Grajal. DL

Los bomberos de León tuvieron que intervenir en Grajal de Campos tras registrarse un incendio en el convento de este municipio. En principio, los daños, aunque las llamas inicialmente fueron muy aparatosas, no han sido graves, principalmente por la rápida actuación de los bomberos de León, que acudieron tras ser llamados para sofocar un incendio visible en el tejado del edificio. Según fuentes municipales, el suceso se produjo sobre las 17.30 horas de la tarde de este sábado.

Ya sobre las siete y media de la tarde la situación estaba totalmente controlada. Según las mismas fuentes del Ayuntamiento, el muro de la iglesia sirvió para contener las llamas y que se propagaran, Y pudo surgir desde una chimenea del convento, propagándose en un esquinazo encima de lo que es la ermita que se encuentra dentro del convento. Hasta el lugar se desplazó el alcalde de Grajal de Campos, Francisco Espinosa, El templo, del siglo XVI, de propiedad privada actualmente, está deshabitado. Finalmente, los responsables tanto del convento como municipales, aseguraron que todo había quedado en un susto. 

El convento de Grajal de Campos fue fundado en 1599 por los condes de Grajal. En un principio habitaron en él los monjes franciscanos, que tuvieron que abandonarlo por motivos políticos.

En 1882, fueron las monjas de la orden de las Carmelitas Descalzas las que se encargaron de regentarlo las cuales, al abandonar el Convento para trasladarse a Toledo se llevaron consigo el importante y valioso patrimonio artístico que se encontraba dentro de los muros del edificio.

Las Carmelitas vivieron 125 años en el convento, que decidieron abandonar en el 2006, "acosadas por la ruina y la voracidad destructiva de las termitas", según dijeron. En ese momento el pueblo reclamó res tallas de gran valor.

El convento de Grajal de Campos se salva de acabar devorado por las llamas
Comentarios