martes 22.10.2019
OTROS PATRIMONIOS

Un viaje por León a todo tren

El escritor y editor Pepo Paz Saz, que publica la guía ‘Viajar en tren por el norte de España’, propone declarar la vía estrecha Patrimonio de la Humanidad
Locomotora Kinke 17 en la estación de Feve de León en 1964. DL
Locomotora Kinke 17 en la estación de Feve de León en 1964. DL

Casi un siglo después de que la Sociedad Industrial de Ferrocarriles de la Diputación pusiera en marcha la línea de Matallana, el escritor y fotoperiodista Pepo Paz Saz se embarca en un viaje a todo tren. Acaba de publicar la guía Por el Norte de España (Anaya Touring), que ha presentado ya en Madrid con el escritor leonés Juan Pedro Aparicio como maestro de ceremonias. Paz, editor independiente del reconocido sello Bartleby, descubre los placeres de viajar por las líneas de vía estrecha más largas de Europa. Cuenta que la idea inicial giraba en exclusiva sobre el Transcantábrico, «un crucero lujoso» —dice— «en el que deciden dónde bajas y dónde comes. Todo está organizado».

«Tenía claro que la vía estrecha daba más de sí». Así que cambió el proyecto, porque al autor le gustan otro tipo de viajes. Como lector desde los ochenta de los escritores leoneses Luis Mateo Díez, Juan Pedro Aparicio y José María Merino tenía «noticias» del Hullero. Además, Pepo Paz veraneaba desde los 70 en Asturias, donde el ‘Carreño’ forma parte del paisaje. «Todo estaba en mi cabeza». Así que entre noviembre de 2018 y enero de este año hizo las rutas León-Bilbao y Bilbao-Galicia.

El libro dedica varias páginas a la vía estrecha a través de la literatura. Desde Alas Clarín a Julio Llamazares, pasando por Andrés Trapiello y El puente roto, de Josefina Aldecoa. «Antonio Gamoneda marca la vereda poética del Hullero» cuando en los sesenta escribió el poema Ferrocarril a Matallana. La lista de escritores que han dedicado parte de su obra al tren de Feve la completan Jesús Díez Fernández y, más recientemente, Juan Eslava Galán, con Viaje a la costa de las ballena, y Carlos Bacigalupe y Viejo caballo de hierro.

En algunos itinerarios se vislumbra la pasión de Pepo Paz por la literatura de viajes. Para él, «un tren está vivo, lleno de historias y personajes peculiares». Es el caso de Jesús Díez, quien «se asoma por la ventanilla en Cistierna para ver los nichos de su familia; o Roberto, un hombre también de Cistierna, que se sube todos los días al tren por puro placer. «Le gusta ver el paisaje, bajarse cada vez en una estación y buscar en edificios ladrillos que llevan su marca».

Locomotora Kinke 17 en la estación de Feve de León en 1964. DL

Viajar en tren por el Norte de España propone paladear las 22 etapas entre León y Ferrol, 1.200 kilómetros por la cornisa cantábrica. Los secretos de ocho provincias que comienzan en una línea con 125 años de historia, la del mítico Hullero, el ferrocarril en funcionamiento más antiguo de España.

Pepo Paz lanza una propuesta: que sea Patrimonio de la Humanidad. «El tren de vía estrecha es imprescindible en la vertebración de este territorio. La declaración colocaría estos itinerarios de vía estrecha en el mapa mundial y vendrían muchísimos viajeros europeos».

El libro es más que una guía de viajes con datos prácticos de las ciudades por las que atraviesa el tren y una práctica lista de alojamientos y restaurantes. El fundador de Bartleby, que considera que «la capacidad de sorpresa es la mejor acompañante para el viajero», ofrece pistas para que cada lector se monte su propia aventura.

Un viaje por León a todo tren