martes 31.03.2020
Entrevista a Manolo Cadenas - Entrenador del Ademar

«En la 2020-21 haremos más cambios de los normales para dar un salto de calidad»

Manolo Cadenas, durante la entrevista con Diario de León. RAMIRO
Manolo Cadenas, durante la entrevista con Diario de León. RAMIRO

Dicen quienes más le conocen que incluso cuando duerme sueña con balonmano, que ahora ya no grita tanto en los entrenamientos, que pocas cosas le motivan más que pulir diamantes en bruto y que en esta tercera etapa en el Ademar se siente tan feliz como un niño con zapatos nuevos. No quiere oír ni hablar de retiradas, ni elude una pregunta por comprometida que sea. No hay nada capaz de borrarle esa media sonrisa tan suya de la cara. Ha conseguido encadenar al Palacio a cientos de aficionados que, como él, creen que este club tiene aún muchas gestas por conquistar.

—El próximo miércoles retoman la Liga en la pista del Bidasoa después de casi dos meses sin apenas competir. ¿Le pasará factura al equipo este parón?

—En principio estamos acostumbrados porque es una dinámica que se repite cada año. No es la más adecuada pero es igual para todos. Ahora empieza lo más duro y nosotros lo haremos fuera con Bidasoa y Nantes. Solo nos queda dar un salto de calidad importante en todas las facetas del juego. Va a ser difícil conseguir tantas victorias pero hay que mejorar.

—¿Y el hecho de competir en Europa?

—Todo lo contrario, a veces te hace más fuerte disputar tantos partidos de continuo. Soy consciente de que sufriremos derrotas porque vamos a jugar contra rivales superiores, pero intentaremos que eso no coarte nuestro rendimiento. Tenemos jugadores jóvenes que poco a poco deben ir aportando más y también que los lesionados comiencen a sumar.

—¿Cuánto le queda a Acacio para reaparecer?

—Ya está entrenando con el resto. Vamos a ver si llega para Bidasoa y si no a mediados del mes de febrero.

—El que no acaba de estar al cien por cien es Pedro Martínez...

—Ha tenido un problema óseo, que son lesiones complicadas. Ahora está entrenando a un nivel más alto.

—Dicen que su fichaje no le resultó nada sencillo.

—No es fácil contratar jugadores prometedores a precios asequibles. Nosotros no podemos traer deportistas de primer nivel pero sí apostar por gente con capacidad de mejora que se haga grande aquí. Es algo que va implícito a este club.

—¿Batalla mucho con la directiva para que aumenten el gasto económico o entiende que no hay recursos para más?

—Sé las condiciones. Lo importante es la estabilidad económica del Ademar. A todos nos gustaría acceder a numerosos jugadores. Ahora que se marchará David Fernández teníamos un primer objetivo que era Donát Bartók, pero el Bidasoa, con más recursos, se nos ha adelantado. No podemos competir con ellos a nivel económico. De haber tenido el presupuesto necesario Bartók estaría aquí. Duele, pero bueno.

—También se habló de Rudy Seri...

—Es un jugador interesante que puede atacar y defender. Tiene un gran poderío físico.

—Segundos en Liga y en la fase regular de la EHF. ¿Qué nota le pone a la primera vuelta del equipo?

—Un notable. Hay cosas que podemos mejorar seguro. En el aspecto competitivo, dadas las circunstancias de las lesiones y la incorporación de jugadores jóvenes, pondría un sobresaliente. Todos se han sabido adaptar perfectamente.

—El club ya ha confirmado el fichaje de Semedo. ¿Van a lograr la cesión de Balázquez para la próxima temporada?

—No estamos en eso. El fichaje de Semedo fue un ofrecimiento que no podíamos desaprovechar. En cuanto a Balázquez veo difícil que pueda venir ya en la 2020-21 porque la relación que tiene él con el Oporto no es la mejor.

—¿Tienen previsto anunciar más fichajes?

—Por ahora no, hay que buscar un lateral zurdo. Siempre estamos abiertos a los cambios. Hay una cosa clara, yo no he hecho este equipo y de cara a la próxima temporada vamos a hacer más cambios de los normales para dar un salto de calidad y estabilizar más la plantilla.

—Según la directiva no han acercado posturas con Juanjo Fernández, que acaba contrato, porque esperaban a que usted regresase de Argentina. ¿Tiene previsto reunirse estos días con él?

—Todos tienen contrato hasta final de temporada, aunque siempre estoy dispuesto a hablar con los jugadores. Se están tomando decisiones y ya veremos.

—La portería no fue lo que más le entusiasmaba cuando regresó al Ademar. ¿Sigue pensando igual?

—Patotski va a más y Dino Slavic ha estado de notable.

—¿Y Vieyra?

—Su tema es complicado y poco a poco se va recuperando. Ya entrena a mejor nivel y veremos esta segunda vuelta. Ha venido con más energía después del tiempo de descanso.

—¿Qué parte de ‘culpa’ tiene Manolo Cadenas en el salto de calidad que ha dado David Fernández?

—Bueno, creo que tienen ‘culpa’ las circunstancias. Ya le tocaba, porque venía trabajando a un nivel alto con Guijosa. Este año le ha ayudado bastante el asumir toda la responsabilidad al no tener competencia en su puesto por la lesión de Fede (Vieyra). También él ha puesto algo más de su parte.

—¿Le da rabia no haberle podido retener?

—Sí, me hubiera gustado al menos que siguiese un año más, pero por el tema del presupuesto no pudo ser. A nivel deportivo no veo diferencias entre el Wisla y nosotros, sí en lo económico.

—¿Considera que los jugado jóvenes se equivocan marchándose del Ademar antes de tiempo?

—Depende de cada caso. David ya está en edad de rendir y quizá sea un buen momento para él. Pero difícil que juegue tan bien como aquí, porque en León conoce a los compañeros y ha tenido una continuidad.

—¿Cuál fue la razón definitiva que le hizo rechazar al Wisla Plock por el Abanca Ademar?

—Muchas cosas. El Ademar para mí, que estuve doce años más uno en el que comenzaron los problemas económicos, es el lugar donde he dado mi mejor rendimiento como entrenador. Mi sueño era dedicarme al balonmano con el equipo de mi tierra. Se cumplió y sigue siendo una prioridad estar aquí. Me gustaría ahora, en esta etapa donde no estamos como antaño, ayudar a impulsar el equipo. Hay que crecer en todos los aspectos, pero a mí me toca en lo deportivo y ojalá que ese crecimiento ayude también en lo económico.

—¿Y la familia tuvo que ver?

—No. Fue una decisión personal.

—¿Se plantea la retirada después de esta última aventura en León?

—No. No me gusta pensar ello porque parece que coarta tu libertad. Veremos cómo va. Me apetece también estar en los grandes campeonatos a nivel de selecciones porque es muy atractivo. No sé dónde me retiraré pero me gustaría estar siempre vinculado al Ademar de alguna forma, ayudando desde dentro o desde fuera.

—¿Se puede hacer algo más para impulsar el balonmano español a nivel de clubes?

—Necesitamos cambios para hacer una Liga más competitiva, mantener a los jugadores y traer los talentos de fuera para recuperar el nivel de antaño.

—¿Cómo se ha encontrado el Ademar en esta tercera etapa?

—Siempre he estado en contacto, así que lo encontré como esperaba. No me he llevado ninguna sorpresa. Hay una buena organización aunque todo es mejorable. Debemos ser mejores de lo que hemos sido. Hay que volver a hacer que el Ademar ruja más fuerte.

—¿Cuál es el reto a corto plazo?

—Nuestro camino al éxito ha de centrarse ahora mismo en las competiciones cortas como la Copa del Rey o la Asobal. El reto es poder ganar al Barcelona en alguna final.

—¿Y el subcampeonato?

—La primera vuelta nos salió muy bien, la lucha debe ser ese segundo puesto en Liga.

—¿Hay algún equipo que le haya sorprendido especialmente?

—El Nava de Dani Gordo está siendo capaz de mantenerse arriba después de ascender y al mismo tiempo de competir contra cualquier equipo.

—¿Entendió la directiva del Wisla que al final fichase por el Ademar?

—Totalmente, porque entre otras cosas nunca les di el sí absoluto, saben que cuando tienes la oportunidad de entrenar en casa es importante. No se lo tomaron mal.

—¿Ve normal que los jugadores posen con las camisetas de sus próximos equipos cuando aún les resta media temporada en su actual club?

—Me resulta raro, los clubes lo han ido aceptando pero no estoy de acuerdo con ello. Todos tenemos contrato hasta junio y nos debemos al equipo.

«En la 2020-21 haremos más cambios de los normales para dar un salto de calidad»