viernes 14/5/21
Balonmano

El Abanca Ademar ‘pesca’ en Navarra

Rubén Marchán lanza ante la portería navarra. Ayer su bagaje fue de cinco goles. EDUARDO SANZ

El Abanca Ademar retomó la senda positiva de resultados tras su traspié en Santander con un triunfo solvente en la pista del Anaitasuna (25-29) al que además le devuelve la moneda de la primera vuelta en la que los navarros ‘pescaban’ en el Palacio de Deportes de León.

Los pupilos de Manolo Cadenas fueron superiores de principio a final y jugando siempre a favor de marcador cortaron en seco todos los intentos de reacción de los locales. El partido comenzó con un ritmo pausado y los dos equipos acertados en sus primeras acometidas sobre la portería contraria (1-2 en minuto y medio). Sin embargo los locales cometieron entonces un par de despistes y los leoneses lo aprovecharon para ponerse 1-4 en el minuto cinco. Después algún error visitante llevó el choque a un bonito intercambio de goles donde Ademar siguió mostrando un nivel ofensivo muy alto, de muchos recursos y haciendo especial daño en los dos para dos.

Por su parte el Anaitasuna no se quedaba atrás y Ander Izquierdo anotaba un precioso tanto tras volar desde el extremo para recepcionar en el aire y marcar por arriba, pero Ademar seguía viendo puerta con mucha facilidad y tras un robo más contra Feuchtmann colocaba una nueva máxima con el 4-8 en el diez. El Abanca Ademar León era un estilete que apuñalaba sin miramientos a un Patrick Nicolai vendido la mayor parte de las veces, por lo que el míster local decidió parar el partido antes de que la cosa fuera a mayores (5-10 en el doce).

Diez goles en doce minutos eran demasiados y estaba claro para los locales que para tener opciones tenían que mejorar mucho en defensa, pero es que además sumaban ya minutos sin hacer gol, por lo que de vuelta a pista Anaitasuna notó la presión y aunque por fin defendió bien dos ataques seguidos acumularía más de seis minutos sin marcar y no lo lograría hasta jugar en superioridad por dos minutos a Feuchtmann (6-10 superado el cuarto de hora).

Devolver la moneda

Los leoneses, que en la primera vuelta perdieron en el Palacio, se sacaron la espina en Pamplona

Ahora el duelo era más táctico y lento, con menos goles de ambos y ataques mucho más largos pero los recursos visitantes eran diversos y Kisselev desde once metros y agarrado, o Lucin llegando en segunda jugada, mantenían con bastante comodidad la jugosa renta de cinco goles a falta de ocho para la llegada del tiempo de descanso (9-14). Anaitasuna mantenía el tipo en el duelo a goles y también apretó los dientes en defensa, pero ahora Marchán se hacía dueño y señor en la línea de seis metros rival y con un gran gol a la media vuelta y un siete metros bajo amenaza de pasivo evitaba que el rival recortara distancias, aunque el local Ander Izquierdo ayudó mandando muy arriba un siete metros con exclusión a Donlin, y también un Khalifa que por fin apareció en el último minuto de la primera parte con dos grandes paradas. Al paso por los vestuarios 13-18.

Los navarros reiniciaron mejor el juego en La Catedral y muy enchufados con un desaparecido Patrick Bols realizando dos grandes paradas, en apenas tres minutos de segunda parte sumaron un parcial de 3-0 y sacaron una exclusión. Sin embargo Pérez Arce robaba jugando en inferioridad para marcar a la contra y dar aire a los ademaristas, que en un par de minutos eléctricos devolvían la afrenta y minimizaban la reacción defensiva local pues dos de los tres goles llegarían desde los siete metros (16-21 en el siete).

El técnico de Anaitasuna Quique Domínguez mostraba su enfado desde el banquillo, pues en superioridad sus pupilos habían encajado ese parcial de 0-3; pero ahora el partido iba de rachas, los pamploneses pegaban otro fuerte arreón y con la portería a muy buen nivel sumaban un parcial de 2-0 (18-21 en el once) que apretaba el marcador. Reaccionó Ademar y con dos buenas paradas de Dino Slavic el luminoso hacía la goma (18-23 en el catorce). Pero el duelo no se frenaba y en segundos se veía el 20-23 y además Natán tenía que abandonar la pista tras un fuerte golpe en la rodilla en una falta en ataque.

De seguido Pérez de Arce sumaba un nuevo gol en su estadística de siete de siete, pero los navarros no tiraban la toalla y no sin mucho sufrimiento se mantenían en la pelea (22-25). Pero Ademar era superior, especialmente en cuanto a peghada, y Marchán resultaba imparable al tiempo que Slavic volvía a parar (22-27 superado el veinte y tiempo muerto local).

De regreso los locales arriesgaron y otra vez se pusieron a tres (25-28 a falta de cuatro), pero entonces Slavic hacía dos paradas enormes y terminaba con las aspiraciones locales. A la conclusión 25-29 y además de la victoria también consiguen ganar el ‘average’ particular.

También retomar la senda positiva en su camino por escalar alguna posición en una clasificación en la que a falta de siete partidos para los leoneses ocupan la séptima posición. Eso sí, a dos puntos del Cuenca y a cuatro del Bada Huesca (con un partido más los aragoneses) y el Logroño.

El Abanca Ademar ‘pesca’ en Navarra