sábado. 02.07.2022
Marchán apenas tuvo incidencia en el juego de ataque del Ademar y solo anotó dos goles frente al Balonmano Benidorm. MAXSER

Derrota a domicilio ante el BM Benidorm (34-29) de un aciago Abanca Ademar que sin duda ayer protagonizó uno de sus peores partidos de la presente temporada. Los leoneses no entraron nunca en el choque y sus constantes errores y falta de consistencia defensiva se lo pusieron en bandeja a su rival. Nuevo revés para los de Cadenas, que en este inicio liguero acumulan dos derrotas en dos partidos (Bidasoa) y ahora también los alicantinos.

Ni Lignieres ni Semedo consiguieron marcar en sus primeras intentonas y aunque en el segundo intento Jaime Fernández abrió la lata, segundos más tarde él mismo cometía un error grave y el empate volvía al marcador. Las defensas habían comenzado intensas y de hecho Semedo ya vio una amarilla en el primer minuto y poco más tarde el local Méndez era excluído dos minutos.

Desconcentrados

Los leoneses concedieron demasiadas facilidades a su rival y lo pagaron muy caro

Esa superioridad, con la buena defensa seis cero y la fortuna de un palo, la supo aprovechar el conjunto ademarista para cobrar una primera ventaja (1-3). Los de Manolo Cadenas habían comenzado más sólidos tanto atrás como adelante, donde Natán Suárez hacía mucho daño. Pero los levantinos se aferraban a la velocidad y a un incisivo Josep Folqués para, todo y los problemas ofensivos, mantenerse en la pelea. Precisamente un nuevo contragolpe local provocaban un segundo gol a la carrera y la exclusión de Marchán. Y una parada más gol a puerta vacía del portero Roberto Lario significaban la remontada (6-5 y tiempo muerto de un contrariado Manolo Cadenas).

De vuelta a la pista, Lario volvía a repetir sin oposición y el enfado del técnico de Valdevimbre era visible porque el choque era un ir y venir sin control de nadie y eso no le beneficiaba nada a los leoneses. Natán mantenía con sus goles a un Ademar muy duditativo arriba pero es que el equipo siguió haciendo aguas en defensa y el Benidorm lo aprovechó para colocar una máxima con el 11-7 rondando el minuto veinte que obligaba a Cadenas a realizar una generosa rotación que no funcionó, porque Kisselev fue excluído en cuestión de segundos y Donlin cometió un error defensivo de bulto. Sin control alguno —ahora amarilla a un desquiciado Manolo Cadenas— el Benidorm se hizo grande y con su portero Leo Vidal parando mucho más que un Khalifa Ghedbane inédito siguió aumentando la renta hasta hacerla preocupante, 13-8 y nuevo tiempo muerto del banquillo foráneo).

Sin reacción

Ni siquiera la exclusión del goleador local Folqués dio aire a los leoneses. Sólo Antonio Martínez jugaba a buen nivel porque los despistes eran constantes y la diferencia se mantuvo hasta el descanso más allá de que en el tramo final apareció un Carrillo encorajinado (17-13).

A la vuelta de los vestuarios el panorama empeoró y en minuto y medio tras dos errores consecutivos en defensa Manolo Cadenas volvía a parar el juego (19-13). Una de las soluciones propuestas fue atacar con siete y sin portero, así como defender en seis cero, pero estaba claro que Ademar tenía uno de esos días para olvidar y nada funcionaba con fluidez.

La exclusión de Donlin no ayudó, ni tampoco que Leo Vidal parase un siete metros a Gonzalo Pérez, porque sólo un Jaime Fernández contra el mundo mantenía las esperanzas de sacar algo positivo en una tarde tan aciaga (21-17 en el diez con cuatro goles seguidos de Fernández).

Perdidos en ambas áreas

Los leoneses siguieron dando demasiadas facilidades pero pese a los contratiempos el equipo no se rendía y una parada de siete metros de Dino Slavic a Ivan Nikcevic más otro gol de Carrillo o Martínez así lo demostraban (23-20). Sin embargo en segundos se perdían dos nuevas pelotas increíbles y la reacción terminaba de consumarse (26-21 superado el cuarto de hora).

Jugando sólo a rachas (27-24 a falta de nueve) pero sin rebajar nunca los errores y con la portería desaparecida, el Ademar tuvo la valentía de pelear hasta al final. Arriesgó con todo jugando el tramo final a la carrera atacando sin portero y sin importarle entrar en un intercambio de golpes que sin duda no le beneficiaba (30-28 a falta de cuatro). Estuvo cerca pero la verdad es que no lo suficiente, sencillamente no era el día para los ademaristas. A la conclusión del partido 34-29.

Mal reinicio liguero de un Ademar que acabó 2020 por todo lo alto y en su mejor momento de forma pero al que el parón por el Mundial de Egipto no le ha sentado nada bien. La próxima semana tiene doble compromiso; uno europeo y otro en Liga.

Un Ademar sin defensa cae en Benidorm
Comentarios