martes 24/5/22

Un Ademar con gol pero sin defensa

El conjunto leonés es el más goleado de la Liga esta temporada con 779 tantos encajados y el cuarto que más convierte con 777 La derrota ante el Valladolid recupera los fantasmas de la primera vuelta

La defensa se ha convertido en un dolor de cabeza para el Abanca Ademar esta temporada. Un problema que había solucionado —en parte— tras el comienza de la segunda vuelta en febrero, pero que en las últimas jornadas y sobre todo en el derbi contra el Atlético Valladolid, donde los de Manolo Cadenas encajaron 45 goles —un dato demoledor que les costó la derrota y que complica su clasificación europea— ha rescatado de golpe los fantasmas del pasado. Tal es el agujero de los leoneses atrás que ahora mismo, cuando restan cinco jornadas para el final, son el equipo de Asobal que más tantos ha recibido (779) con una media de 31,16 goles por encuentro.

La paulatina salida de especialistas en defensa del club ademarista en las últimas campañas —Juanjo Fernández, Carou, Feutchmann...— unida a la poca experiencia de los últimos fichajes en el campeonato español explica, en parte, los alarmantes números que arrastra el equipo. La actual plantilla del Ademar no cuenta con veteranos bregados en ese apartado y Semedo, uno de los pocos que sube el nivel, ha sufrido lesiones de larga duración que cortaron cualquier atisbo de regularidad. Tampoco la portería ayuda lo suficiente a blindar la débil muralla. Ni Bomastar, ni Panos están ofreciendo un nivel aceptable en su primer año vistiendo la elástica marista. Una pescadilla que se muerde la cola porque cuando el equipo mejoró sus prestaciones defensivas —entre febrero y marzo—, también aumentó el porcentaje de acierto bajo palos.

Sin embargo, todos los males del Abanca Ademar en la retaguardia, se tornan en elogios cuando se trata de atacar. El equipo más goleado de la Asobal es, a su vez, el cuarto que mayor número de tantos convierte (777), con una media de 31,05 por encuentro. Una faceta en la que toda la plantilla roza el notable, en uno de los ‘ademares’ más colares que se recuerdan. Cara y cruz de un año complicado, pero donde no está todo dicho.

Un Ademar con gol pero sin defensa
Comentarios