domingo 20/6/21
Balonmano | Liga Asobal

El Ademar impone su ley en Logroño

Gonzalo Pérez en una acción de ataque del Abanca Ademar. Su aportación al triunfo leonés en Logroño tuvo nada menos que diez goles de rúbrica. LOF

Un triunfo de galones. Así conquistó el Abanca Ademar el Palacio de los Deportes de La Rioja en un encuentro en el que fue de menos a más para asestar el golpe definitivo al Ciudad de Logroño en la segunda parte y apuntarse un triunfo de calidad (26-34) que lo mantiene en su lucha por escalar posiciones hacia peldaños más sobresalientes en la Liga Asobal.

Y eso que les tocó sufrir a los leoneses en la primera mitad ante un rival más acertado ante la portería ademarista. Se mantuvo vivo el equipo leonés gracias a sus extremos, pero en la segunda mitad todo cambió. Manolo Cadena tiró de estrategia, movió a todo el mundo y el Abanca Ademar se hizo con el control absoluto del partido, rompiendo al equipo local para hacerse con un contundente triunfo.

Si alguién esperaba que el Ciudad de Logroño La Rioja acusase en el encuentro el parón que ha tenido que realizar en la competición debido al covid, se equivocaba por completo. Cierto es que empezó el encuentro con un Abanca Ademar muy intenso que se adelantó muy pronto en el marcador. Tardó un par de minutos el equipo local en reaccionar, pero en cuanto lo hizo el encuentro cobró una velocidad de infarto, con dos equipos completamente volcados al ataque. El choque era de ida y vuelta y el acierto de unos y otros hacían que al minuto 4 se llegase ya con empate a 3 goles en el electrónico. El ritmo no decaía en los siguientes minutos y Ademar mantenía el tipo hasta el 6-6, pero poco a poco los de Manolo Cadenas se fueron descolgando (8-6). Además empezaba a acusar las idas y venidas y cometía errores en defensa que le impedían neutralizar la ventaja de los locales, que al minuto 11 ganaban de dos goles aún (9-7). Pedía tiempo muerto el técnico de los leoneses, pero no le servía de mucho y a la vuelta los suyos, incapaces de frenar a hombres como Migallón, veían como BM. Logroño La Rioja se iba de hasta cuatro goles (11-7, minuto 13).

Se enfadaba el técnico de Ademar con sus hombres, a los que pedía mas intensidad en defensa. Tardó algunos minutos en conseguir que cambiase la dinámica del encuentro. Tiempo y movimientos de banquillo que permitieron, de entrada, que Ademar frenase la escapada del conjunto riojano. Poco parecía que los ademaristas conseguían encontrar el camino. La defensa mejoró y Khalifa realizó un par de intervenciones de mucho merito. Eso, junto al enorme acierto de Gonzalo Pérez Arce, con cinco goles, y la primera exclusión en las filas locales, ayudaron a los leoneses a recortar distancias (13-11, minuto 18).

Se empleaba a fondo el Abanca Ademar, pero los locales volvían a abrir brecha, aunque el excelente trabajo de los extremos mantuvo con vida al equipo de Cadenas, que conseguía reducir de nuevo diferencias a los dos goles (14-12).

Una y otra vez los riojanos ampliaban su ventaja, aunque Ademar conseguía que la cosa no fuese a mayores pese a sufrir también su primera exclusión. Las cosas se complicaban aún más cuando también tyenía que dejar la pista dos minutos acto seguido. Ahí el Abanca Ademar Ademar tenía que jugar casi dos minutos con dos hombres menos, pero aguantó el tipo y consiguió que la ventaja de los riojanos no fuese a mayores (18-16, minuto 27).

Los visitantes se crecieron en esos minutos finales de la primera mitad y tras una buena recuperación en defensa Marchán conseguían colocar a los leoneses a solo un gol de diferencia a falta de un minuto y medio para el descanso (18-17). No quedaba ahí la cosa y un golazo de Jaime colocaba el 19-19, aunque a dos segundos para el final los locales se adelantaban de nuevo (20-19).

Ya en la segunda parte conseguía adelantarse de nuevo el Logroño (21-19), pero el Abanca Ademar se ponía las pilas pronto en esta ocasión y tras empatar el encuentro, un gol de Lucin desde 9 metros, colocaba a los leoneses con ventaja en el marcador (21-22, minuto 36).

La igualdad era máxima, aunque poco a poco los leoneses conseguían imponerse y a falta de 14:30 para el final Ademar se ponía por primera vez en todo el encuentro, con dos goles de ventaja (24-26), obligando al técnico local a pedir su primer tiempo muerto. Trató el equipo riojano de cambiar la dinámica del encuentro reforzando su línea defensiva y Ademar empezó a tener problemas para finalizar sus ataques con éxito, aunque insistían los leoneses y finalmente Oleg conseguía colocar con tres goles de ventaja a los visitantes (25-28, minuto 49).

Empezaba a descomponerse el cuadro riojano, mientras que el Abanca Ademar, con el marcador a favor, forzaba la máquina, aplicaba bien las instrucciones de Cadenas y conseguía ampliar su ventaja hasta los cuatro goles (26-30, minuto 54). Pedía un nuevo tiempo muerto el técnico local, pero los suyos no conseguían rehacerse. Ademar había roto, parecía que definitivamente, el partido y Kisselev ponía el 26-31. Lo intentaban los locales, pero cuando conseguían llegar a la puerta contraria se encontraban con un inconmensurable Dino Slavic, que atajaba cuanto balón llegaba a sus dominios. Y mientras, el Ademar seguía ampliando diferencias (26-32).

El partido estaba decidido y de ahí al final el Abanca Ademar ya no sufrió para apuntarse el triunfo.

El Ademar impone su ley en Logroño
Comentarios