jueves 14.11.2019
balonmano. liga asobal

El Ademar rinde Artaleku

Bidasoa 28 Abanca Ademar 31 El equipo leonés sale vivo de la caldera del Bidasoa y tras la derrota del Naturhouse se asienta más sólidamente en la segunda plaza
Rodrigo Pérez volvió a aprovechar los minutos que le dio el entrenador en la posición de central. JAVI COLMENERO
Rodrigo Pérez volvió a aprovechar los minutos que le dio el entrenador en la posición de central. JAVI COLMENERO

a. o. | irún

El Abanca Ademar sabe sufrir y también nadar a contracorriente. Lo demostró ayer venciendo al Bidasoa (28-31) en el fortín de Artaleku, un feudo de honda raigambre en el mundo del balonmano que por fortuna vuelve estar en la Asobal. En definitiva sufrida victoria de un Abanca Ademar que tras una mala salida a pista en la que encajó un 4-0, tuvo que trabajar a remolque de marcador durante gran parte del choque para conseguir remontar el marcador, cosa que sólo lograría hasta bien entrada la segunda mitad. Pero es que además no sentenciaría el resultado hasta el último minuto de juego, pues Bidasoa Irún peleó con todo ymantuvo sus opciones de puntuar hasta el final.

No comenzaron el partido nada bien los leoneses, especialmente en materia ofensiva con más de cinco ataques iniciales fallidos, pero también en defensa con una seis cero algo dormida que salía perdedora en todos los duelos del inicio del choque. Los locales, que salieron envalentonados con una afición muy caliente, lo aprovecharon para defender a muerte y colocar un peligroso parcial de salida de 4-0 que dinamitaba por completo la previa del encuentro y obligaba a Rafa Guijosa a para el partido cuando apenas habían transcurrido cino minutos de juego. A vuelta a pista Ademar logró hacer gol, aunque antes perdió una nueva pelota que no acabó en contra mortal por impericia local, pero también Cupara comenzó a parar como ya lo estaba haciendo su tocayo Pedja Dejanovic y además el grupo supo frenar a un Eduard Nonó que monopolizaba la ofensiva local con cuatro tantos. Poco a poco el Ademar se metió en el partido, Juanín Garcia marcaba un precioso tanto lanzando entre las piernas y cuando el 5-3 se instaló en el luminoso le tocó perdir tiempo muerto a Cuétara.

En los siguientes minutos a los dos les costó hacer goles, por el buen nivel de las porterías pero fundamentalmente por el poderío de las dos seis cero en pista. Superado el cuarto de hora se vio la primera exclusión de la tarde y de la primera parte, entonces Ademar no sin problemas conseguía igualar el marcador, 6-6 y en los últimos ocho minutos Bidasoa sólo había hecho un gol. Conseguida la igualada Ademar se relajaba atrás y encajaba dos goles consecutivos ante un rival que seguidamente cometía un par de errores y cedía sendos tantos, 8-8 superado el veinte y con las dos defensas todavía protagonistas indiscutibles en el desempeño de ambos sietes. Ademar estaba muy incómodo en ataque, muestra de ello un Juanín errático, y excluyendo un golazo de Pérez Arce esas malas sensaciones ofensivas se incrementarían en tramo final de la primera mitad, aunque el marcador apenas si lo notaría porque el Bidasoa de Irún tampoco encontraba con claridad el camino hacia las redes. Al descanso 12-10 con un golazo final sobre la bocina de un Nonó que no había vuelto a marcar tras los cuatro logrados en los primeros cinco minutos de enfrentamiento.

Tras el paso por los vestuarios el juego se reinicio de manera bien diferente. Tanta que en apenas un par de minutos se marcaron cinco goles, 14-13 y tiempo muerto de un Cuétara que quería dejar claro a los suyos que el hombre a frenar era un Costoya impecable en el lanzamiento y autor de los tres goles visitantes tras el receso. El parón calmó los ánimos de unos y otros, se atacó más pausado y en esas Ademar mostró más recursos, así Juanín conseguía empatar de nuevo con un siete metros, 15-15 a los seis minutos.

Un mal cambio provocó la exclusión de Vieyra y ratrasaba por enésima vez una remontada leonesa que tampoco se completaría tras la exclusión del local Muíña, 19-18 pasado el minuto diez y ya con todos los efectivos en pista. En torno al ecuador de la segunda comenzó a notarse el desgaste físico realizado por ambos, se vieron entonces muchas jugadas a la carrera y no pocos errores de bulto, pero en esa tesitura la mayor calidad decidía y por fín León se colocaba por delante con un tanto de Vieyra, 21-22 en el diez y siete más tiempo muerto de Cuétara.

De regreso al juego los amarillos empatarían desde los siete metros y además pasarían a defender con adelantado tras todo el partido en seis cero. La táctica no les funcionaría tan bien y además ahora, muy cansado, Bidasoa no tenía claridad en la definición, por lo que los ademaristas abrieron una pequeña brecha, 23-26 a siete de la conclusión y tiempo muerto de Guijosa. De ahí a la conclusión el duelo sería muy vistoso pues los locales pelearían con todo para que su rival no cerrara el marcador, 27-28 a falta de dos minutos con un Muíña todo coraje, pero Ademar no se puso nervioso y aguantó con calma la amenaza de pasivo y sentenció con una parada decisiva de Cupara y un gol de pillo de Juanín. Al final un 28-31 que refuerza al Ademar en la plata.

El Ademar rinde Artaleku