jueves 02.07.2020
BALONMANO. LIGA ASOBAL

El Ademar sella la Champions (34-37)

Los leoneses no fallan ante el Granollers de Cadenas y jugarán de nuevo con los mejores en la Liga de Campeones .
El Ademar sella la Champions (34-37)

El Reale Ademar no falló. A falta de tres jornadas para la conclusión de la liga el equipo leonés aseguró el tercer puesto de la competición que le abre las puertas para jugar de nuevo la próxima temporada en la Liga de Campeones junto a los mejores del continente. De esta forma, el Reale Ademar celebró por todo lo alto su partido número 600 en la máxima categoría del balonmano nacional y lo hizo con la victoria que asegura la presencia matemática en la próxima Liga de Campeones, el principal objetivo de la temporada. Con un partido muy serio, los de Isidoro Martínez dominaron prácticamente de principio a fin un duelo que, sin embargo, tuvo importantes alternativas y emoción hasta el final pues los leonses llegaron a ganar de ocho goles y a falta de cinco minutos esa renta se había diluido hasta uno sólo gol. Momento en qu emergióp sobre todos la figura de un excelso Vicente Álamo bajo los palos para abortar en la orilla la reacción del equipo dirigido por Manolo Cadenas.

La fuerte defensa urdida por el técnico leonés fue una de las claves del triunfo ante un Granollers que, pese al resultado abultado, nunca bajó los brazos.

Conscientes de la importancia de los dos puntos en juego para el devenir del equipo y de la entidad, Reale Ademar salió enchufado, muy intenso y ello se plasmó rápidamente en el luminoso. El bloque de Isidoro Martínez, con una férrea defensa 6-0, forzó hasta tres errores de Granollers que aprovecharon para abrir brecha en el electónico (1-4). Carlos Ruesga y Antonio García copaban la totalidad de los goles, y Martin Stranovsky rubricara el inicio soñado con un nuevo gol al contragolpe (1-5), que obligaba a Manolo Cadena a solicitar tiempo muerto. La arenga del ex técnico ademarista surtió efecto y el cuadro vallesano reaccionó con un parcial de 3-0 (4-5).

Isidoro Martínez pedía tranquilidad a su equipo, ordenando una mayor circulación del balón en segunda línea y buscar a Juan Andreu en el pivote. El jugador andaluz estaba resolutivo en los lanzamientos desde seis metros y dos goles suyos prácticamente consecutivos, unidos a los de Cabanas y Stranovsky sirvieron para retomar los cuatro tantos de ventaja (5-9).

Pero Granollers es un equipo correoso, trabajado, con el claro sello de Manolo Cadenas, un conjunto que nunca se da por vencido y que pelea cada posesión como si le fuera la vida en ello. Así las cosas, Nenadic culminaba un parcial de 4-0 y empataba la contienda a nueve goles antes de alcanzarse el ecuador del primer tiempo. El duelo estaba siendo igualado, con alternativas y un Ademar muy serio, sin concesiones a su oponente. Con el 10-13 pedía tiempo técnico Isidoro Martínez para evitar más sorpresas y la lectura del entrenador leonés se hacía realidad. A partir de ese momento, Reale fue un rodillo y un gol sobre la bocina de Cabanas le permitía alcanzar el descanso con una máxima renta de seis goles (14-20).

El intercambio de golpes del inicio del segundo tiempo no hizo más que beneficiar al conjunto ademarista (16-22). La defensa leonesa se le atragantaba al bloque vallesano, que incluso en superioridad numérica no era capaz de batir a Vicente Álamo. La segunda exclusión de Juan Andreu no fue ábice para que Reale estableciera una nueva máxima de ocho goles tras un contragolpe de Martin Stranovsky (17-25). Manolo Cadenas volvía a parar el partido, más por la pájara de los suyos que por la intención de cambiar la dinámica del partido. Sin embargo, sí que funcionó el minuto técnico de Cadenas. Granollers se aprovechó de la confianza de Reale para rubricar un parcial de 5-1 (22-26), con Malasinskas cargando con el juego ofensivo del cuadro catalán. La reacción de los barceloneses se vio cortada de raíz por una exclusión muy rigurosa sobre el portero Manel Pérez, por protestar una decisión arbitral, y ello permitió a Ademar poner de nuevo tierra de por media (22-28).

El conjunto de Isidoro Martínez tenía el partido controlado, aunque se metió en apuros con una serie de controvertidas decisiones arbitrales, que excluyeron a Antonio García y Ruesga prácticamente de forma consecutiva. Granollers recortó distancias con tantos de Raúl Campos, Chispi Vázquez y otro de Resina (32-33). Aunque, cuando parecía que el partido se encaminaba hacia un desenlace trepidante, apareció Vicente Álamo para detener el aluvión ofensivo de los vallesanos. Al final, 34-37 y caras de alegría en la expedición ademarista. Una temporada más, Reale Ademar volverá a disputar la máxima competición continental, algo que para el club y la ciudad de León es muy importante.

El Ademar sella la Champions (34-37)