sábado. 02.07.2022
Balonmano | Liga Asobal

El Ademar tira de cantera para escapar del infierno

La base del conjunto leonés da un paso al frente justo cuando el primer equipo pasa por su peor momento deportivo en años

Víctor Fernández, el último ejemplo

                      Cada vez más canteranos se hacen un hueco en el primer equipo del Abanca Ademar. MARCIANO PÉREZ
Cada vez más canteranos se hacen un hueco en el primer equipo del Abanca Ademar. MARCIANO PÉREZ

Ni les puede la presión, ni se arrugan ante la adversidad. Sienten el Abanca Ademar como pocos, quizá porque forman parte de su ADN desde que eran unos críos. De hecho aún lo son. Al menos eso dice su DNI, pero lo cierto es que a nivel deportivo caminan uno o dos pasos por delante de muchos. Dicen que la necesidad siempre acelera los procesos y aunque algunos se han visto obligados a saltarse varios niveles de su particular formación —como le ocurrió a Antonio Martínez el año pasado— ahora mismo conforman una base sólida que puede resultar más determinante que nunca en una temporada donde urge escapar del infierno del descenso cuanto antes. Una especie de Maná caído ‘del cielo’ en tiempos de escasez de mercado nacional e internacional como el que el club podía permitirse no hace tanto.

Su principal valedor, Manolo Cadenas, no ha tenido apuros en tirar de ellos. Y que nadie se engañe, no los usa como meras comparsas sino que les está dando un papel importante a la mayoría de ellos. El último en sumarse a la larga lista de canteranos con presencia en el primer equipo ha sido Víctor Fernández. El central gallego sumó sus primeros minutos en Copa del Rey frente al BM Nava y también saltó a la pista del Palacio el pasado sábado contra Sinfín. «Me encontré muy cómodo, fue todo muy fácil porque los compañeros me ayudaron mucho a pesar de los nervios lógicos por ser el primer partido con el primer equipo», dijo después de que el Ademar se clasificara para la fase final de la Copa del Rey.

ademar1
ademar2

Ya desde que el técnico de Valdevimbre regresara a la entidad leonesa hace tres temporadas dio alas a varios canteranos. Jaime Fernández y Gonzalo Pérez ya despuntaban pero el veterano entrenador les entregó alas nuevas. Ambos han respondido y ahora son capitanes —«y ejemplos a seguir»— no solo por los de fuera sino, sobre todo, por los de casa. Nadie cuestiona su liderazgo. Se han formado a la sombra de enormes referentes y ahora son ellos —en un momento de máxima necesidad— quienes transmiten al resto los valores de un club que para muchos aspectos transciende al propio balonmano.

Jaime dijo ayer que toca «bajar al barro, ponerse el mono de trabajo y sumar puntos». En cuanto a su renovación —que sigue pendiente— el club ya le ha trasladado una primera oferta. Habrá que ver si le convence o bien prefiere cambiar de aires en la 2022-23 como parece hará Gonzalo.

Los Álex Lodos, Andrián Casqueiro, Antonio Martínez, Víctor Fernández —y en menor medida Darío Sanz y Carlos Honrado— son ya una realidad en el Abanca Ademar. Suponen el presente sí, pero sobre todo el futuro. Quizá no sea el mejor momento para darles la iniciativa —de hecho Cadenas procura no cargarles con demasiada responsabilidad— pero están preparados, conocen lo que supone enfundarse la elástica marista y no van a dejarse absolutamente nada en el tintero si la cosa se pone fea.

Visita al Ceip La Granja

Por otra parte Gonzalo Pérez, Adrián Casqueiro, Dragan Soljic y Stepan Jozinovic visitaron ayer dos aulas del Ceip La Granja donde compartieron con alumnos de 6º curso sus experiencias deportivas y educativas.

El Ademar tira de cantera para escapar del infierno
Comentarios