jueves 26/5/22

Aguas de truchas... y afición

El primer mes de la temporada en los ríos leoneses está marcado por el elevado número de pescadores y unas condiciones favorables
                      Uno de los muchos cotos de pesca existentes a lo largo y ancho de la geografía leonesa. RAMIRO
Uno de los muchos cotos de pesca existentes a lo largo y ancho de la geografía leonesa. RAMIRO

La temporada de pesca en los ríos de León suma ya un mes de actividad. En estos primeros pasos desde que el 26 de marzo levantara el telón (finalizará el 31 de julio en los ríos no regulados o de montaña y el 15 de octubre en los regulados) se puede decir que las previsiones se han cumplido. Incluso mejorado. Y eso que por la situación de los ríos y también por los precedentes de años anteriores apuntaba en clave positiva.

Aún a la espera de que en los ríos de montaña los caudales bajen menos poderosos y que el agua, hábitat de la pieza más apetecida, la trucha, suba algunos grados, las algo más de cuatro semanas con la caña y el sedal como parte cotidiana en las masas de agua (cotos, Arecs y EDS)están mostrando datos importantes y a tener en cuenta. Siempre en clave favorable a excepción de algunos peros, los más escasos.

Órbigo, Esla, Porma, Sil, van marcando la pauta de una temporada en la que la temperatura no está entorpeciendo el desarrollo. Y eso ya es mucho. Además la presencia de truchas se puede considerar destacada... y algunas de considerable tamaño. Los caudales en especial en los ríos regulados son otro factor a tener en cuenta para una primera fase de la temporada que también sirve como termómetro para lo que debe venir conforme transcurran las semanas. Eso sí, siempre mirando al cielo y a una climatología que como siempre puede convertirse en aliada o en su caso en todo un quebradero de cabeza. Las previsiones apuntan a lo primero.

Y también las sensaciones de los cientos de pescadores que ya han disfrutado de jornadas en los ríos de norte a sur y de este a oeste de la provincia leonesa. Eso sí, se espera que sea en los próximos meses, mayo, junio y julio, cuando el escenario sea incluso más favorable en una temporada de pesca en los ríos leoneses que además del atractivo que representan para los pescadores de la provincia también lo hacen para muchos procedentes de fuera de ella.

Aguas de truchas... y afición
Comentarios