viernes 7/8/20
Pesca y caza

Aguas trucheras con mucha pesca

Ríos regulados y no regulados muestran un bagaje en positivo para los aficionados a los que la climatología está acompañando

El 31 de julio, primera fecha de cierre

Un pescador en las aguas del río Órbigo en plena faena mano a mano con una trucha. MARCIANO PÉREZ
Un pescador en las aguas del río Órbigo en plena faena mano a mano con una trucha. MARCIANO PÉREZ

Tres semanas por delante. Ese es el plazo que tienen los pescadores para aprovechar l,a recta final de la temporada de pesca en cuento a los ríos no regulados se refiere. Para el resto hasta mediados de octubre cuentan con margen.

Y todo en una campaña atípica que precisamente tiene en este mes de julio y tal vez en agosto a sus mejores jornadas para la pesca en unas condiciones favorables aunque eso sí, con los caudales de los rios, si no remedian las precipitaciones que no apuntan a ello, cada vez más bajos en especial en los que dependen de los embalses. El calor es también otro factor importante y un condicionante destacado para contar con una buena jornada de pesca, tanto con como sin muerte, este última cada vez más practicada por los aficionados a la caña y el anzuelo.

Y es que con las altas temperaturas las mejores horas se han centrado en el amanecer y el anochecer para con una mayor actividad de truchas sin duda alguna el pez estrella en las masas de agua de la provincia leonesa.

Climatología

Las previsones apuntan a que al menos para las próximas semanas las condiciones serán propicias

Por lo demás se puede decir que la temporada de pesca en lo que lleva desarrollo, acotado debido a que su inicio se demoró un par de eses a consecuencia de la pandemia del coronavirus y el estado de alarma generado, ha sido más bien positiva. El alto número de truchas ha sido un factor determinante para que las jornadas de pesca no se hayan convertido para algunos pescadores en una decepción. Y es que tanto lasque permanecen de temporadas pasadas como las ‘nuevas’ han ido poblando buena parte de las zonas piscícolas hasta el punto de presentar una situación que mejora la de otras temporadas. Y eso que la pasada también resultó bastante proclive para los pescadores leoneses y también para los muchos procedentes de otras zonas de la geografía cercana como asturianos y gallegos que ponen sus ojos en la amplitud y calidad de las zonas trucheras leonesas.

Toda la provincia

La temporada está resultando más que satisfactoria en buena parte de los ríos leoneses

Hasta el 31 de julio podrán hacerlo en los ríos no regulados, especialmente los de montaña que en estas últimas jornadas están contando con una presencia más que destacada de pescadores, la mayoría deseosos de que en estas tres semanas su mano a mano con los peces se convierta en un pulso productivo. El hecho precisamente de que la campaña afronte su recta final en estas masas de agua ha influido mucho ya que para el resto aún quedan más de tres meses, algo sin duda alguna que beneficia a una práctica que en la provincia de León no sólo supone el que miles de aficionados puedan salir al río a pescar, también es una fuente importante de turismo como ha quedado patente en los últimos años.

Y eso que este año la situación creada no ha sido la más propicia pero aún así y a pesar del retraso en el inicio de la temporada y ciertas restricciones en sus primeras semanas el trayecto va poco a como encauzándose.

Ahora queda que las condiciones, como sí apunta al menos a corto plazo la previsión metereológica, sean favorables para que los aficionados, algunos incluso que han desempolvado la caña en estas últimas fechas, puedan disfrutar de la pesca, sumen jornadas en positivo en los cientos y cientos de kilómetros de masas de agua existentes en la provincia leonesa desde los cotos a los Arecs pasando por los EDS.

Aguas trucheras con mucha pesca