miércoles 21.08.2019
José Enrique Villacorta ENTRENADOR DE ATLETISMO

«Alguien ha intentado quitarnos de en medio haciendo trampas»

Han tenido que pasar ocho meses para que Villacorta, el mentor de los ‘Lions Factory’, vea la luz al final de un túnel en el que se vio inmerso por una denuncia anónima que le implicaba en el tráfico de estupefacientes. Espera que el tiempo cure una herida que no sólo ha padecido él, también su familia.
«Alguien ha intentado quitarnos de en medio haciendo trampas»

No olvidará el 28 de abril de 2015 cuando vivía una de las experiencias más amargas de su vida. Una denuncia anónima presentada unas semanas antes a través de un correo en Madrid le implicada en una red de tráfico de estupefacientes y le llevaba a pasar diez horas en los calabozos. Ocho meses después esa pesadilla pasaba a un segundo plano con el auto del juez que archivaba las actuaciones y sobreseía la causa. Las investigaciones y más de dos mil folios de procedimiento determinaban la limpieza de Villacorta y dos sus atletas, Martos y Arce. El calvario había acabado aunque no la sensación de impotencia de sus protagonistas al verse envueltos en una acusación tan dura como al final carente de argumentos.

—El 19 de noviembre con el auto del juez acababa todo. ¿Qué sensaciones le ha proporcionado esta resolución?

—Primero de tranquilidad, pero también de rabia. Aún me sigo preguntando el porqué estoy aquí y porqué me ha pasado esto.

—¿Han sido ocho meses de sinsabores?

—En mi caso ni yo ni creo que mucha gente conciba que una persona haya realizado estas acusaciones que se han demostrado falsas y se vaya de rositas. La pena que también me queda es que una persona pueda realizar una acusación tan grave de una manera tan zafia y sin filtros que puedan delimitar si de lo que acusa tiene fundamentos. Y menos que tengan que pasar ocho meses para que todo se esclarezca. Espero que lo que nos ha pasado a nosotros no vuelva a ocurrir, ni a nosotros ni a nadie. Han sido meses muy duros que no se olvidan tan fácilmente. Incluso a día de hoy me despierto por la noche creyendo que llaman a mi puerta para detenerme o hacer un registro.

—Por todo lo que ha acontecido trasluce que ha podido ser la envidia el motivo principal de la denuncia.

—Yo quiero emplear más, como deportista, la palabra competitividad. Hay algunos que compiten contra ti de manera sana, intentando superarte en la pista, hacer mejores marcas y logrando triunfos. Pero existen otros que emplean un cauce más malévolo. Hacen trampas para intentar quitarte de en medio. Creo que alguien ha intentado utilizar este segundo argumento para acabar con nosotros, conmigo y con atletas como Sebas y Dani. Pero no lo han conseguido.

—Ese estigma, y más con las redes sociales, puede ser una losa que tenga encima durante mucho tiempo a pesar de que el auto del juez lo deja bien claro: usted y los ‘lions’ están limpios.

—Esa losa, es cierto, voy a tenerla durante mucho tiempo. En una sociedad donde las redes sociales son tan poderosas mi nombre quedará vinculado al del dopaje a pesar de que las investigaciones y el auto judicial digan que estoy limpio.

—¿No cree que los éxitos de Aláiz, Sebas, Dani, Blanca... por citar varios ejemplos, han podido llevar a alguien a querer derribarles?

—No lo sé. Lo que es cierto es que en los últimos años los resultados nos han situado en un lugar destacado. Pero esto no es fruto de un día sino de casi 20 años entrenando y preparando desde niños a los atletas. La gente nos conoce y sabe como trabajamos y por eso nos han arropado tanto.

—Quizás de esa pesadilla en la que se han visto inmersos una de las situaciones ‘agradables’ sea que han contado con un apoyo unánime desde la Federación a los patrocinadores, los atletas y del deporte en general.

—Es con lo que me quedo. Y a todos les doy las gracias porque a veces no es fácil que la gente ponga la mano en el fuego por uno. Y por nosotros lo han hecho.

—Después de que han quedado limpios de cualquier duda, ¿se plantean reclamar judicialmente daños y perjuicios?

—Es una posibilidad que estamos analizando. Pero al no saber de quien ha salido la denuncia es muy complicado. No nos han facilitado quien ha sido a pesar de que lo hemos pedido. Ante esa circunstancia es difícil que se pueda entablar una reclamación. Y eso a pesar de que nuestra imagen se ha visto dañada.

—Supongo que en estas horas ha recibido muchas felicitaciones si se puede definir así el respaldo que le han transmitido por esta resolución.

—Tanto en su día cuando se nos implicó en este procedimiento por tráfico de sustancias dopantes como ahora que se ha demostrado nuestra limpieza las llamadas de apoyo han sido muy numerosas. Desde la Federación a la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte, el Consejo Superior de Deportes, pasando por compañeros y deportistas y personas anónimas.

«Alguien ha intentado quitarnos de en medio haciendo trampas»
Comentarios