jueves 26/5/22

Después de 35 jornadas y del temor latente hasta el pasado abril de un fiasco de proporciones desconocidas, el Atlético de Madrid ya roza la clasificación para la Liga de Campeones, que puede ser un hecho irrebatible hoy contra el Elche —21.30 horas, Movistar La Liga—, al que también sólo le falta la certificación matemática de su permanencia, en un enfrentamiento que pone sus metas a la vista, a tan solo una victoria.

Si el Elche gana, su salvación será indiscutible. Si el Atlético vence, el pase a la fase de grupos de la máxima competición europea por décimo año consecutivo, cada uno de los cursos completos que lo ha dirigido Diego Simeone, será el alivio que viene buscando durante casi toda la campaña, desde que se quedó fuera tan rápido de competir por la Liga, su verdadero objetivo de partida cuando comenzó la temporada.

La ‘Champions’ es una prioridad, pero también, hoy por hoy, a este nivel de exigencia que ha llegado el Atlético, un reto de mínimos. Un consuelo. Indudablemente necesario desde cualquier perspectiva, aunque sea la económica a la que siempre más se cita. Es la línea que separa el aprobado (o el bien) del suspenso. La irregularidad del fiasco. Antes una obsesión casi siempre inalcanzable, la clasificación para la Liga de Campeones es una realidad constante ahora que no debe -ni puede- perder el club rojiblanco para seguir a estas alturas. De sus últimas diez salidas ligueras, el Atlético sólo ganó tres, empató una y perdió seis, las dos más recientes de manera consecutiva (1-0 contra el Mallorca y 2-0 contra el Athletic Club).

El Atlético, a un triunfo de asegurar la Champions
Comentarios