sábado 22/1/22
La polémica del jugador serbio

Australia cancela el visado de Djokovic, que podría ser deportado

Los abogados del tenista serbio apelarán la decisión del Ministerio de Inmigración

El Gobierno deja en el aire la participación del deportista en el Abierto de Australia

Novak Djokovic entrena en Melbourne para el Open de Australia antes de conocer que el Gobierno de australia le ha cancelado el visado. DIEGO FEDELE
Novak Djokovic entrena en Melbourne para el Open de Australia antes de conocer que el Gobierno del país le ha cancelado el visado. DIEGO FEDELE

 El ministro australiano de Inmigración, Alex Hawke, ha cancelado hoy por segunda vez el visado del tenista número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, lo que da paso a su deportación.

"Hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133C(3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del Sr. Novak Djokovic basado en razones sanitarias y del mantenimiento del orden por ser de interés público", señaló el ministro en un escueto comunicado al remarcar que sopesó "cuidadosamente" la información proporcionada por las partes.

Djokovic viajó el 5 de enero a Melbourne con una exención médica que le permitía jugar en el Abierto de Australia sin estar vacunado, aunque después las autoridades de Aduanas le cancelaron el visado y lo detuvieron hasta que el lunes un fallo judicial le dio la razón del tenista.

Se prevé que los abogados del serbio de 34 años recurran en los tribunales esta decisión- que sopesó errores e inconsistencias en la declaración que hizo Djokovic para entrar a Australia, así como por contravenir las directrices de aislamiento por covid-19 en Serbia, entre otros asuntos.

Djokovic había declarado que no había viajado en los últimos 14 días previos, pero lo cierto es que se había desplazado de Serbia a España, mientras que en su país de origen concedió una entrevista a un medio francés sabiendo que era positivo de la covid-19.

Djokovic entró la víspera en el sorteo del Abierto de Australia, que arranca el lunes, para jugar su primer encuentro contra su compatriota Miomir Kecmanovic, aunque se desconoce el impacto si hubiera una nueva batalla judicial en el desarrollo del torneo.

"El Gobierno de (Scott) Morrison está firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia de covid-19", dijo Hawke al justificar la medida adoptada después de que el Tribunal del Circuito Federal ordenara la puesta en libertad del tenista el pasado lunes.

Ese juzgado consideró que la cancelación del visado de Djokovic a las pocas horas de su llegada al país, lo que motivó su detención, no respetó la "equidad procesal" del tenista número 1 del mundo, quien busca obtener su décimo título del Abierto de Australia y convertirse en el tenista más laureado de la historia con 21 Gran Slams.

Australia, que celebra elecciones este año, lucha contra un repunte de casos de la covid-19, que han pasado de menos de 2.000 contagios diarios en diciembre a casi 150.000 en esta semana, en medio de la escasez de productos por los contagios entre trabajadores esenciales.

Morrison recuerda los sacrificios de los australianos durante la pandemia

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, justificó este viernes la cancelación del visado del tenista serbio Novak Djokovic y recordó los "sacrificios" hechos por sus compatriotas durante la pandemia.

"Los australianos han hecho muchos sacrificios durante esta pandemia, y esperan con razón que el resultado de esos sacrificios sea protegido", dijo Morrison en un comunicado, en el que subrayó que las "sólidas políticas de protección fronteriza han mantenido a los australianos a salvo, antes de la covid y actualmente durante la pandemia".

Las palabras de Morrison se producen poco después de que su ministro de Inmigración, Alex Hawke, se valiera de los poderes especiales concedidos por la Ley de Inmigración de Australia para cancelar el visado del tenista serbio de 34 años por motivos sanitarios y del mantenimiento del orden con el fin de defender los intereses públicos.

El ministro de Inmigración explicó en su comunicado que sopesó errores e inconsistencias en la declaración que hizo Djokovic para entrar a Australia, así como por contravenir las directrices de aislamiento por covid-19 en Serbia, entre otros asuntos.

Morrison dijo en el comunicado que no hará "más comentarios" de cara a los "procedimientos legales en curso" en el caso de Djokovic, quien esperaba conquistar su décimo título en el Abierto de Australia y convertirse en el tenista más laureado con 21 Grand Slams, tras entrar la víspera en el sorteo.

Se prevé que los abogados de "Nole" recurran en los tribunales esta decisión, que abre la posibilidad de que se le impida la entrada por tres años, excepto en ciertas circunstancias como las vinculadas a los intereses de Australia o humanitarias.

Parte de los supuestos errores e inconsistencias se referían a que el tenista había declarado que no había viajado en los últimos 14 días previos, pero lo cierto es que se había desplazado de Serbia a España, mientras que en su país de origen concedió una entrevista a un medio francés sabiendo que era positivo de la covid-19 y saltándose el aislamiento al que estaba obligado por las normas en su país.

Djokovic viajó el 5 de enero a Melbourne con una exención médica que le permitía jugar en el Abierto de Australia sin estar vacunado, aunque después las autoridades de Aduanas le cancelaron el visado hasta que el lunes un fallo judicial le dio la razón del tenista.

Australia cancela el visado de Djokovic, que podría ser deportado