domingo. 05.02.2023
COPA DEL REY. RESACA CON BUEN SABOR DE BOCA PARA LOS CULÉS

Bajo el influjo de Messi

El regreso del argentino marca las horas previas al partido del Barcelona frente al Atlético de Madrid. Su mágica reaparición da la vuelta al mundo.
Los jugadores del Barça arropan a Messi en su vuelta al trabajo tras la lesión.

El Barça vive las horas previas a la visita al Vicente Calderón bajo el impacto emocional de la reaparición de Leo Messi. Su regreso ante el Getafe en la ida de octavos de la Copa del Rey, tras dos meses de baja por lesión, era un día señalado. Todo el mundo estaba expectante pero nadie esperaba lo que ocurrió. Los que lo vieron por televisión comprobaron durante media hora que su recuperación es un hecho, que el ‘10’ no sólo no tiene secuelas físicas de sus percances musculares, sino que en la ‘minipretemporada’ realizada en Argentina ha recobrado su chispa de siempre.

Pero sólo 39.299 espectadores, la pobre entrada copera que se registró en el Camp Nou, podrán contar que vivieron un momento mágico de esos que devuelven a los adultos a su infancia, cuando el fútbol es más ilusión que otra cosa. Ya había logrado un gol, el 3-0, con sangre fría y oportunismo, tras unos minutos de tanteo que empleó para olvidarse de sus males. Pero en el tiempo añadido arrancó como sólo arranca Messi, recortó como sólo recorta Leo y definió como sólo define el mejor jugador del mundo. Fueron unos segundos que transportaron a los presentes a Roma 2009, a Wembley 2011, a todo lo que ofreció antes de su lesión en la primavera de 2013 en París. Y celebró el 4-0 golpeándose el corazón azulgrana, corriendo en dirección a los aficionados, sin acordarse de esos músculos que le han atormentado los últimos nueve meses. Es Messi y ha vuelto antes del pulso por el liderato ante el Atlético.

Apunta al Calderón. «Vamos a ir poquito a poquito, lo hablaremos con los técnicos y el cuerpo médico», comentó Messi tras el partido sobre su posible titularidad en el Calderón, avanzando que está preparado para esperar su momento tras una lesión grave ahora que el equipo funciona. No sólo fue modesto en esa afirmación, también dejó claro que si no gana el Balón de Oro no pasa nada, pero claro que irá el lunes a la gala. «Es un reconocimiento muy bonito por lo que significa», expone.

Fue una aparición en Barça TV tan seductora como la media hora que jugó en el césped. Se le vio rápido en sus respuestas, decidido, con esa ‘mirada asesina’ que popularizó el Tata Martino. Fue locuaz y directo.

Hasta dio titulares. Fue un Messi poco habitual en sus comparecencias. «Mis ganas son las de retirarme aquí. Mientras la gente me quiera, quiero jugar toda mi carrera en el Barça», comentó, dando por zanjado su polémica con el vicepresidente económico, Javier Faus, sin que mediara pregunta al respecto: «Lo que tenía que decir, ya lo dije en Argentina».

«Lo que quería era volver al campo y jugar. Tenía muchas ganas de volver. La ilusión nunca se va pero es cierto que estos meses que he estado fuera han sido duros. Vengo descansado mentalmente y muy feliz», zanjó.

Bajo el influjo de Messi
Comentarios