jueves 6/8/20

El Barça recupera sensaciones con la mejor versión de Griezmann

Griezmann y Messi celebran el gol del francés al Villarreal. D. C.
Griezmann y Messi celebran el gol del francés al Villarreal. D. C.

«Necesitábamos un partido así mucho antes, ahora se trata de intentar ganar los cuatro partidos que nos quedan, a ver qué pasa, de mejorar sensaciones y de intentar reforzarnos a nosotros mismos pensando ya en la Liga de Campeones». La frase de Quique Setién al término del Villarreal-Barça, el mejor encuentro de su equipo durante su etapa en el banquillo azulgrana no sólo por el 1-4 sino también por el juego, sonó a un adiós a la Liga, consciente de que es casi imposible que falle el Real Madrid, con cuatro puntos de ventaja cuando quedan doce en juego, y con la carta del ‘goal average’ particular favorable en caso de empate.

La imagen de solvencia a domicilio del Barça ha llegado tarde, si es que se confirma en próximos desplazamientos y no ha sido un espejismo. Se ha retrasado tanto como el acierto del técnico cántabro en dar con la tecla para alinear juntos a Messi, Luis Suárez y Griezmann. No parecía tan complicado probar el 4-2-3-1 utilizado en el Estadio de la Cerámica, con muy buena predisposición del argentino, del uruguayo y del francés para compenetrar sus movimientos. El sistema táctico, ninguna revolución del otro mundo, dormía en un baúl bajo llave como si fuese una amenaza abrirlo para darle la vida. Quizás necesitaba de la presencia de un interior-extremo como Sergi Roberto, con energía para romper líneas y dar dinamismo al dibujo, pero las necesidades de una plantilla corta le tenían atado en el lateral derecho.

Despertó Griezmann después de 130 días sin gol, ocho partidos en los que incluso vivió tres suplencias. Y lo hizo con una vaselina de crack tras taconazo de Messi y un abrazo que desmonta la teoría de que no tienen una buena relación. La reacción del francés, con su noveno gol en la Liga y decimoquinto del curso, también es tardía, como esa buena sintonía con el ‘10’ si es que alguna vez no la hubo y todo fue fruto de un mal funcionamiento colectivo. Y con Luis Suárez, que con su gol 194 ya está en el ‘Top 3’, empatado con Kubala, de los máximos goleadores en la historia del club por detrás de Messi y César.

Y también salió tarde de la cueva Josep Maria Bartomeu, presidente del club, a quien ya hace un par de semanas que los barcelonistas le pedían que criticara esas interpretaciones del VAR, diferentes en todos los campos, incluso en jugadas similares de los mismos partidos.

El Barça recupera sensaciones con la mejor versión de Griezmann
Comentarios