martes. 09.08.2022
FÚTBOL | LIGA DE CAMPEONES

El Barça tiene la final a tiro

Los azulgrana defenderán en Anfield el 3-0 de la ida ante un Liverpool que llega muy tocado por las bajas Klopp no podrá contar con Salah, Firmino y Keita.
Messi y Luis Suárez, ayer en Anfield durante el entrenamiento del Barcelona. PETER POWELL

El primer finalista de la Liga de Campeones, que el 1 de junio se jugará en el Metropolitano de Madrid, saldrá del partido de hoy en el que el Barça defenderá un 3-0 de la ida contra un Liverpool sin Mohamed Salah ni Roberto Firmino, pero que confía en el ambiente de Anfield para soñar con la remontada (21.00 horas, Movistar Liga de Campeones).

El encuentro tendrá ausencias importantísimas, más acusadas en el bando británico, ya que el entrenador Jürgen Kloop no podrá alinear a tres de los suyos, a los ya apuntados Salah y Firmino, se une el centrocampista Naby Keita; mientras que el Barcelona pierde al también lesionado Ousmane Dembélé.

El Barça busca de la mano de su líder Lionel Messi (autor de dos de los tres goles de la ida) su novena final de la Copa de Europa y su sexto título, después de haber saboreado estas mieles por última vez hace cuatro años, cuando ganó su quinto máximo trofeo continental.

En aquel curso (2014-15), el Barça lo redondeó con un triplete (Copa, Liga y Liga de Campeones), objetivo que también persigue en este, tras haber ganado la Liga y ser uno de los finalistas coperos. El choque de Anfield lo afrontan los azulgrana con la renta cómoda de tres goles, pero con un ligero vértigo por el escenario, un campo que ruge como pocos y que alienta a los suyos hasta la extenuación.

De hecho, la puesta en escena del Liverpool hace una semana en Barcelona dejó bien a las claras que el equipo inglés no va a reservar ni una caloría en el cuerpo y que se dejará el alma, porque es sabedor que posiblemente el Barça acabe adaptándose futbolísticamente a su guion.

Ya pasó en el Camp Nou, cuando Ernesto Valverde echó mano de Arturo Vidal para intentar nivelar el músculo en el medio cambio, sacrificando a Arthur Melo, y manteniendo arriba una línea de tres (Coutinho, Suárez y Messi).

Ante la baja de Dembélé, un jugador que podría resultar letal en el juego largo de los culés, existe la duda de si al final Valverde optará para el 4-4-3 o un 4-4-2, y si volverá a repetir el mismo centro del campo.

Si el Barça le echa un pulso al Liverpool midiéndose una batalla de fuerzas en el centro del campo, es posible que los azulgrana, además de perder su sello futbolístico, encuentren muchos problemas para pausar el partido. Algo que su rival va a intentar dinamitar, llevando lo más rápidamente el balón a las inmediaciones del área de Marc Ter Stegen.

Para los azulgrana, además de encomendarse nuevamente a Messi para la gestionar la renta, marcar un gol se presenta como el gran objetivo, algo que ya aconteció hace cuatro años, cuando en un escenario parecido, el Bayern se llevó un 3-0 del Camp Nou y preparó una caldera ambiental para la vuelta: un tanto rápido de Neymar alivió la agonía en la que llegó a vivir su equipo cuando el equipo alemán se adelantó muy rápidamente en el tanteador (1-0).

Después de haber descansado el sábado en el partido en Balaídos, todo el equipo que se presume titular podrá estar en Anfield, sólo con la duda del dibujo y del centro del campo, por si Vidal repetirá en el once. El chileno es favorito en todas las quinielas especialmente después de la titularidad de Arthur Melo en el partido contra el Celta. Otro interrogante aparece en defensa, por si entrará en el lateral derecho Sergi Roberto o Semedo.

El Barça tiene la final a tiro
Comentarios