martes. 05.07.2022
Fútbol | Primera División

El Barcelona se da un festín ante el Athletic (4-0)

Los azulgrana siguen su buena tendencia y pasan por encima de los de Marcelino, más pendientes de la Copa del Rey
barcelona
El Barcelona vence con comodidad al Athletic. A. ESTÉVEZ

El Barça completó su semana magnífica. El equipo de Xavi logró su tercer triunfo consecutivo imponiéndose al Athletic por 4-0 en un partido en el que los culés fueron netamente superiores a los de Marcelino. Aubameyang, Dembélé, que dinamitó el choque en la segunda mitad, Luuk de Jong y Memphis anotaron los goles y dieron tres puntos más a los culés, que mantienen la cuarta plaza y que ya dependen de sí mismos para adelantar al Betis, tercero en la clasificación.

Alargar el ciclón que se desató en el estadio Diego Armando Maradona. Con ese objetivo en mente salió el Barcelona al Camp Nou para medirse al Athletic. El equipo de Xavi cuajó uno de sus mejores partidos de la temporada ante el Nápoles y trató de contagiar a su público ese vértigo en los primeros minutos de encuentro. Los culés repitieron la misma columna vertebral, salvo las novedades de Gavi en lugar de Frenkie de Jong y Alves por un Dest que ocupó el carril zurdo en lugar del sancionado Jordi Alba. La fórmula, pese a los cambios, fue la misma que tanto éxito ha dado en los últimos choques: presión alta, circulación rápida de balón, verticalidad desde los costados y finalización de jugadas. Ese es el nuevo libreto de los azulgranas, y así sometieron en los instantes iniciales a un equipo de Marcelino plagado de ausentes pensando en el compromiso de Copa del Rey ante el Valencia.

Y es que el Barça salió como un torbellino, con el cuchillo entre los dientes. Adama Traoré y Ferran Torres amenazaban desde los costados y la movilidad de Gavi y Pedri era indetectable para un Athletic que trataba por todos los medios de no perder el sitio ante un equipo que tiene una vitalidad insospechada hace apenas un par de meses. El buen inicio azulgrana pronto se tradujo en ocasiones. Piqué estuvo a punto de marcar pero Zárraga lo evitó bajo palos y Gavi disparó desviado un centro lateral cuando el Camp Nou ya se relamía ante el primer gol de la noche.

Las ocasiones fueron el inicio de una brisa fina de lluvia que poco a poco fue empapando al Athletic. Los culés amasaban el balón de lado a lado y cuando la solución no aparecía por dentro, Adama Traoré encaraba a su par generando continuos desequilibrios. Tanto fue el cántaro a la fuente que al final la portería de Unai Simón se rompió. Piqué remató al larguero tras un saque de esquina y el rechace lo cazó el más listo de la clase, Aubameyang. El gabonés tiene un imán para el gol y con una media volea puso el balón por el único sitio por donde podía ir a parar a la red para premiar a los de Xavi, muy superiores en la primera mitad.

Otra marcha Tras la reanudación, el Barça aplicó anestesia al choque. Los culés acusaron el esfuerzo de la primera mitad y del compromiso ante el Nápoles y pausaron el juego gracias al buen hacer de Busquets y un Pedri omnipresente a lo largo de todo el partido. La menor fluidez azulgrana en el juego la aprovechó el Athletic para adelantar filas y salir por fin de campo propio. Los de Marcelino sufrieron un asedio durante los primeros 45 minutos y ahora se permitían tocar el balón e incluso realizar una presión sobre los centrales con el objetivo de incomodar la salida de balón. Los leones pasaban al ataque.

El nuevo escenario lo detectaron antes que nadie los dos técnicos. Xavi Hernández renovó a los suyos con la entrada de Frenkie de Jong y Dembélé, mientras que Marcelino hizo lo propio introduciendo a Nico Williams para imprimir una marcha más al Athletic en el frente de ataque. Las cartas estaban puestas sobre la mesa y el as ganador lo había jugado el Barça. El 'mosquito' entró al terreno de juego en medio de una sonora pitada, hizo oídos sordos y se dio un banquete a costa de su rival. El galo fue definitivo al anotar con un zurdazo a la escuadra el tanto que cerraba el choque y al iniciar un 'showtime' que concluyó con dos asistencias en los instantes finales para que Luuk de Jong y Memphis solo tuvieran que empujar el balón a la red y firmar un nuevo póker blaugrana, el tercero en siete días.

El Barcelona se da un festín ante el Athletic (4-0)
Comentarios