sábado 28/5/22
Atletismo

Basurco vence a la carrera más exigente del mundo

El atleta villafranquino concluye entre los mejores españoles de un Marathon des Sables que pone al límite la resistencia de los deportistas
401
Miguel Martínez Basurco junto a sus dos amigos y paisanos de Villafranca, Marcos Cerezo y Loreto Pedrosa. GRUPO BASURCO

Miguel Martínez Basurco se regaló para su medio siglo de vida una prueba de fuego, sólo apta para los más fuertes: participar y hacerlo con éxito en carrera de larga distancia más dura del mundo, el Marathon des Sables (también conocida como Maratón de las Arenas). En pleno desierto norteafricano, en condiciones extremas (la temperatura supera los 45 grados), entre dunas y con un sistema de competición en el que la autosuficiencia es el único argumento para llegar a buen puerto, el atleta villafranquino lograba hacer realidad su sueño. Disputar los 250 kilómetros y poder acabarlos con éxito en suelo marroquí. Un reto que tuvo a su alcance allá por el año 1998 aunque por diversos motivos al final debía aplazar hasta 2022.

Con más años pero el mismo carácter de superación, Basurco afrontaba esta prueba de fuego con 50 años en su DNI y de la mano de sus amigos, también villafranquinos, Marcos Cerezo y Loreto Pedrosa (como él del club Bierzo Triman). Siete días y seis etapas por delante, una de ellas denominada maratón conformaron el libro de ruta para un atleta que lleva más de tres décadas desafiándose con pruebas de alta exigencia. La última una ultramaratón en siete capítulos que en cada edición, y ya van 36, pone al límite la resistencia de los deportistas. Algo que no es extraño en un Basurco que además de lograr completar el examen lo hacía en un puesto destacado siendo el sexto entre la delegación española en colgarse la medalla de finisher.

402
Arena, pero también piedras y rocas en el trayecto. GRUPO BASURCO

«Ha sido una experiencia única. No sólo por el hecho de la carrera en sí sino por todo lo que conlleva», apunta Basurco para el que en situaciones tan extremas «es donde el espíritu de compañerismo y solidaridad queda patente».

«Pensé que la carrera era mas dura pero lo que más te exigía es el formato con etapas muy exigentes al principio de una treintena de kilómetros que te iban mermando a nivel físico. Y luego cuando llegaban las últimas como la de maratón de 80 kilómetros el cuerpo te asaba factura».

403
Un momento de descanso tras una etapa agotadora. GRUPO BASURCO

Aunque Basurco priorizaba vivir la experiencia de una carrera de tal envergadura y con más de 800 atletas en la línea de salida su calidad también le permitió afrontar las jornadas con solvencia e incluso acabar como uno de los mejores representantes españoles. Un ejemplo fue una de las etapas que con un máximo de 36 horas para realizarla llevó al villafranquino ha hacerlo en 13 horas. Y es que quien tiene, retiene.

Incluso en una Marathon des Sables que prioriza la autosuficiencia. No en vano cada atleta tiene que transportar en su mochila su propio alimento (un máximo de 2.000 kilocalorías al día), así como una bolsa para dormir y un kit para las posibles mordeduras de serpiente. Nada más ya que el agua, con un máximo de nueve litros para las etapas más duras, es lo único que facilita la organización.

                      DL6P40F4-17-41-26-5.jpg

Y para dormir en una tienda de campaña aguantando las extremas temperaturas en negativo de la noche. Porque por el día era otra cosa con más de 45 grados golpeando a cada participante.

«Ha sido muy duro, pero he disfrutado con amigos como Marcos y Loreto el realizar y superar este nuevo reto», apunta Basurco para el que la concepción de que todo era arena no se corresponde con la realidad. «Dunas había e inmensas. Pero también piedras y rocas que había que superar», apostilla.

Basurco vence a la carrera más exigente del mundo
Comentarios