martes 22/9/20
Fútbol | Liga de Campeones

El Bayern ridiculiza a un FC Barcelona indefenso

Messi se echa las manos a la cabeza tras encajar una histórica goleada en un partido en el que los catalanes rozaron el ridículo. MANU FERNÁNDEZ
Messi se echa las manos a la cabeza tras encajar una histórica goleada en un partido en el que los catalanes rozaron el ridículo. MANU FERNÁNDEZ

El Bayern de Múnich aplicó esta noche un severo correctivo al FC Barcelona, al que derrotó por 2-8 en los cuartos de final de la Liga de Campeones que se celebra en Lisboa, en un partido donde los bávaros fueron superiores de principio a fin.

Antes del pitido inicial, ya en el centro del campo, Messi le ofreció el saludo de caballero a Robert Lewandowski. Un apretón de manos sinónimo de 208 goles en la Champions: 142 del argentino y 66 el polaco.

Gran jugada por la banda en el minuto tres. Messi para Sergi Roberto con un centro medido para Luis Suarez que despejó Neuer. Pero en la jugada siguiente, llegó el primer mazazo para los culés. Jugada por la izquierda de Perisic, el balón llega a Lewandowski que deja en bandeja el esférico para que Müller anotara el 0-1. Certificaba su tanto número 45 en la Champions.

Futuro incierto
La goleada sufrida puede suponer el adiós definitivo de Quique Setién al Barcelona

Sin embargo, el Barcelona se volvió a meter en el partido en el minuto 6 gracias a una jugada por la banda izquierda de Jordi Alba. Balón al punto de penalti que el austríaco Alaba anotó en propio puerta cuando intentó despejarla.

El luso Semedo conoce a la perfección la banda derecha del Estadio da Luz, ya que fue jugador del Benfica hasta 2018, y lo demostró en el minuto 8 con un excelente internada y un pase de la muerte para Luis Suárez, que no supo marcar ante Neuer. En la continuación de la jugada, tras el córner, el balón se estrelló en el poste de los bávaros. Se había escapado el 1-2.

Messi apareció en el 19, jugada de las suyas, internada hasta el área tras sortear a todos los rivales, buscó tiro, se la acomodó a la izquierda pero no le dio la rosca suficiente por lo que el esférico se durmió en las manos de Neuer. Y tras perdonar una clara, en la siguiente jugada el Bayern volvió a llegar por la banda de Semedo. Perisic anotaba el 1-2 tras un disparo cruzado que no pudo atajar Ter Stegen.

De poco sirvió, porque segundos después, un fallo clamoroso de Lenglet en el centro del a defensa dejó solo al extremo diestro alemán Gnabry que anotó a placer el 1-3 en el minuto 27.

El Barça hacía agua en defensa y en el 28, error impropio de Busquet que dejó solo a Lewandowski, aunque éste no marcó por la buena intervención de Ter Stegen.

Tres minutos más tarde, el huracán Bayern volvía a llevar el peligro por la banda, en esta ocasión por la derecha, que supuso el 1-4 tras un remate de Müller en el área pequeña.

Media hora y 1-4, los ánimos de los jugadores azulgrana por los suelos, apenas le duraba el balón.

La segunda mitad comenzó igual, con desajustes defensivos entre Piqué y Lenglet que dejaron solo de nuevo a Perisic, aunque el balón no entró porque el disparo se fue a las manos de Stegen.

Las ilusiones por la remontada aparecieron en el 56. Messi abrió a la derecha para Alba, excelente control, pase atrás para Luis Suárez, que definió a lo grande con un recorte y disparo cruzado que batió a Neuer. Se oían los gritos de «vamos, vamos» en los suplentes del Barça.

Pero fue sólo un espejismo, porque la jugada del encuentro estaba por llegar. Davies, canadiense de 19 años, por la banda izquierda, en la que le ganó en velocidad a Semedo. Llegó hasta el área pequeña y la sirvió atrás para que marcara a placer el internacional alemán Kimmich.

Ya no había defensa y en el 68 el francés Coman, que acababa de entrar, pudo hacer el sexto, de no haber fallado el disparo a placer dentro del área. En ese momento, los bávaros ya contabilizaban una veintena de remates a puerta.

El Bayern ridiculiza a un FC Barcelona indefenso
Comentarios