martes. 31.01.2023

Bravo, con vocación de futuro

«La Deportiva era un tren que no podía dejar pasar» El nuevo extremo del conjunto berciano firmó por dos temporadas y media con opción a otra más.
Marisa Vázquez y Álvaro Rajo, durante la presentación. L. DE LA MATA
Marisa Vázquez y Álvaro Rajo, durante la presentación. L. DE LA MATA

OTERO CONDE | PONFERRADA

La Deportiva procedió ayer a presentar a Carlos Bravo, a pesar de que ya llevaba en la entidad blanquiazul una semana y media y que ya debutó con la camiseta deportivista el pasado domingo ante su ex equipo, el Unión Adarve. Al margen de gracias y anécdotas con y sobre su poblada barba, la conferencia de prensa giró en torno a la idea de que el jugador quiere aprovechar un tren que quizá no volviese a pasar. Si bien no se dieron cifras de la compensación que tuvo que abonar la Deportiva, sí se habló de apuesta. La entidad de El Toralín le hace un contrato por dos temporadas y media, a la que se le suma una opcional por objetivos. «Desde que se planteó la opción de venir a la Ponferradina no me lo pensé. Es un tren que tenía que coger, la oportunidad de mi vida para engancharme al fútbol profesional», afirmó el futbolista, que está a punto de cumplir 26 años.

Hace menos de un año el nuevo extremo de la SD Ponferradina militaba en el Conquense de la Tercera División, con el que ascendió y superó la quincena de goles. Sin embargo, se fue al Unión Adarve, en el que también fue el mejor y el máximo goleador del equipo en la primera vuelta, a pesar de no actuar en la punta del ataque. Y ahora pelea por subir a la división de plata con la Deportiva: «Éste es un salto increíble. La Deportiva es un club profesional en todos los sentidos y me ha sorprendido el cariño de la afición desde el primer día sin apenas conocerme. Es algo por lo que llevaba peleando mucho tiempo y con lo que soñaba».

El madrileño, como muchos futbolistas hoy en día, no habló de objetivos más allá de Burgos: «Nos los marcamos nosotros cada día. Ahora estamos en una posición privilegiada que hay que intentar mantener y cuando llegue mayo, a ver lo que pasa. Estoy seguro de que todo va a ir bien».

Carlos Bravo reconoció que los ex deportivistas David Sierra y Gerardo Berodia, que han sido compañeros suyos, le dieron el empujón definitivo para fichar por el cuadro berciano: «Me hablaron muy bien del club y fue la guinda que me impulsó a aceptar la oferta».

Por otro lado, el presidente José Fernández Nieto se refirió al mercado de invierno: «En principio está cerrado para nosotros. Pero si sale algo interesante en las próximas semanas, estaremos atentos a todo».

Bravo, con vocación de futuro