miércoles. 30.11.2022

Poco queda ya de aquella fiabilidad defensiva casi alemana que caracterizaba al Atlético de Simeone. En Brujas, la alarmante falta de contundencia la aprovechó un español que triunfa en Bélgica, Ferran Jutglà, para con un gol y una asistencia condenar al conjunto colchonero (2-0) a un auténtico camino de espinas hacia los octavos de final de la Champions, al estilo de lo que ocurrió la pasada campaña aunque en un grupo de mayor pedigrí. En tierras flamencas las huestes atléticas tuvieron mandíbula de cristal, pues flaquearon ante las intentonas del rival y no tuvieron pegada para aprovechar las propias.

Morata se topó con Mignolet, a Carrasco le faltó puntería y Griezmann se estrelló con el larguero desde el punto de penalti. En el bando contrario el Brujas no perdonó, con el exazulgrana Jutglà al mando de las operaciones.

Primero en una combinación con Sowah dentro del área y ante la permisividad de Nahuel Molina, bastante mejor en ataque que en defensa, donde hace aguas. Después rematando una buena acción de Buchanan, una pesadilla desde la banda derecha al que Witsel y Reinildo dieron todo el tiempo del mundo para controlar, girarse y asistir al goleador de moda. Cierto es que el Atlético mejoró con los cambios, pero la reacción fue tardía y ahora la supervivencia pasa por un duelo a tres bandas con el Oporto y el Bayer Leverkusen sin margen de error alguno.

Y eso que Simeone recurrió a Griezmann como titular, carta importante reservada solo para los grandes partidos a tenor de las condiciones de su préstamo desde el Barça. El Atlético cedió el balón de inicio y apostó por la presión. Pero su mala defensa lo condenó.

El Brujas deja contra las cuerdas a un Atlético que hace aguas en defensa
Comentarios