martes 11/8/20
Pesca

Un buen mes para las truchas

Julio se presenta con perspectivas en positivo en los ríos de la provincia que en cuatro semanas bajarán el telón en cuanto a los no regulados El calor, factor clave
Los ríos leoneses presentan una situación más que aceptable en estas semanas. JESÚS F. SALVADORES
Los ríos leoneses presentan una situación más que aceptable en estas semanas. JESÚS F. SALVADORES

El mes de julio ha resultado positivo para la pesca en los ríos de la provincia. Ha sido un mes algo atípico ya que en años precedentes se habría situado ya en la segunda mitad de la temporada pero que debido a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus ha sido precisamente el inicial para los aficionados a la caña y el sedal.

La temperatura también ha ayudado con una climatología benévola que salvo algunos días en los que la lluvia y el viento han hecho acto de presencia ha supuesto un escenario mas que favorable primero para los pescadores leoneses, los primeros que han podido disfrutar en sus ríos de esta campaña. Luego para los procedentes de otras provincias cuando el desconfinamiento se lo ha permitido.

Eso sí, se espera que sea el mes de julio el más proclive, ya en pleno verano, cuando la presencia de truchas sea más latente y la lucha entre pescador y pez sea más presente y habitual.

Ríos regulados
La temporada en estos se prolongará hasta octubre, en el resto a finales de este mes

Respecto a los ríos, si bien es cierto que la situación de la mayoría es favorable y en algunos casos hasta cercana al sobresaliente, el hecho de que a finales de julio en los no regulados quede cerrada la campaña ha llevado a muchos pescadores a centrarse en estos escenarios para posteriormente poder seguir disfrutando en los regulados cuyo punto y final está previsto para octubre

Por ese motivo ríos como e Curueño, Torío y Omaña han visto como la afluencia de aficionados es más que destacada sin olvidarse también de otros, en este caso regulados como el Órbigo que siempre cuenta con un ambiente notable aunque en este caso extensible varios meses más allá del actual de julio.

Notable afluencia
Curueño, Torío, Omaña, Órbigo, Porma o Esla se llevan la palma en estas últimas semanas

La presencia de pescadores también ha ido en aumento a lo largo de estas últimas fechas. Las vacaciones en algunos casis y la mejoría notable del tiempo con calor salvo ciertas excepciones ha sido también la causa de que en junio, y más bien en sus dos últimas semanas, el panorama haya sido muy parecido al de años precedentes a pesar de la situación extraordinaria que se ha vivido en los últimos meses y que precisamente llevó a de,orar el inicio de la campaña un par de meses.

La situación actual invita al optimismo y aunque a pesar de que la posibilidad de que la temporada de pesca en los ríos no regulados no varía sus fechas para bajar el telón a pesar de que algunos pescadores, un buen numero, abogaban porque esta se fuera incluso a agosto debido al comienzo tardío, los escenarios piscícolas se han visto habitados en un gran numero por los aficionados que sin duda alguna han vuelto a refrendar el potencial de los ríos leoneses y también la condición de referente de sus practicantes, muchos y muy buenos.

Ahora, ya en el último mes para la pesca en los ríos no regulados, la situación apunta a una clara mejoría tanto con la presencia de truchas como por la de los pescadores.

La situación de los cientos de kilómetros de ríos con sus cotos Arecs y EDS también invita a adentrarse en un mes que a buen seguro superará incluso a los de años pasados.

Al menos no será peor ya que el elemento esencial que es el agua estará más que presente con caudales óptimos y en el peor de los casos aceptables. Las últimas lluvias caídas también han ayudado a que la campaña pueda desarrollarse en signo positivo.

Y respecto a los ríos, la afluencia no ha variado e incluso en los más demandados como en años anteriores la tónica sigue igual. Y es que el pescador leonés es una persona de costumbres y también sabedora de los escenarios donde puede sacar mejor provecho a su pericia con la caña y el sedal. Y también a poder disfrutar de una jornada en positivo con la pesca como compañera de viaje.

Agua-embalsada

Un buen mes para las truchas