miércoles 21.08.2019

Burón y Villacorta, éxito con sello leonés

Las 13 medallas logradas por sus atletas en el Nacional refrendan la calidad en la metodología de los dos técnicos.

El atletismo leonés vive el mejor momento de su historia. Una gran culpa de ello la tienen los deportistas con sus éxitos en todas las categorías, especialmente en una absoluta que veía como en el reciente Nacional hasta en siete ocasiones se subía al podio. Eso sin contar otras seis más de atletas formados en la escuela leonesa.

Pero en ese brillante trayecto también cuentan con un papel esencial los entrenadores. En esta caso con dos nombres propios como Carlos Burón y José Enrique Villacorta. Su sello al frente de los TiBurones y Lions Factory es el de dos técnicos capaces de sacar el máximo potencial a sus pupilos desde un método de trabajo que aúna el esfuerzo y el sacrificio diario por mejorar con un ambiente de compañerismo y cordialidad en el que los atletas se convierten también en amigos.

Abanderados de los entrenadores leoneses Burón y Villacorta recibían el mejor reconocimiento a su trabajo en el Nacional de Castellón donde sus pupilos acumulaban nada menos que 13 preseas, tres de ellas de oro, cuatro de plata y seis de bronce.

En el caso del Burón, el ‘gurú’ español de los lanzamientos veía como hasta en ocho ocasiones sus atletas se colgaban una medalla destacando a la berciana Sabina Asenjo que junto a su oro lograba además el récord de España en lanzamiento de disco aderezado con las mínimas para el Mundial y los Juegos. El otro metal dorado llegaba de la mano de la lanzadora murciana Úrsula Ruiz que se ha convertido con el paso de los años en una leonesa más.

Tres platas, la de June Kintana y Pedro José Cuesta en disco y la de Belén Toimil en peso junto a otras tres presencias en el tercer peldaño del podio de la mano de Inés Venero (disco), Alejandro Vielva (disco) y Carlos Tobalina (peso) completaban la cosecha de los ‘TiBurones’ y daban nuevamente la razón con excelentes resultados al trabajo de Carlos Burón que desde su tierra y en este caso el Ceard sigue formando a campeones como en su día hizo, entre otros, con Manuel Martínez, Margarita Ramos o Mario Pestano. En esta ocasión son otros los protagonistas de los éxitos pero siempre bajo la batuta de un técnico que ha convertido esta disciplina atlética en todo doctorado, con firma y sello desde León.

De los lanzamientos a las pruebas de medio fondo y fondo otro entrenador leonés también dejó patente con los resultados de sus pupilos que en el atletismo actual y el de los próximos años su estilo de trabajo va a reportar muchas alegrías. José Enrique Villacorta ha logrado reunir entorno a los ‘Lions Factory’ a un grupo de excelsos atletas y también buenos amigos que en el Nacional de Castellón lograban situar al técnico como el segundo más laureado del campeonato con cinco medallas.

El oro para los ‘factory’ llegaba de la mano del andaluz Sebas Martos en los 3.000 metros obstáculos, prueba en la que otro de sus pupilos y sin duda alguna uno de los atletas de fondo con cualidades para liderar esta disciplina durante muchos años en España, Roberto Aláiz, cruzaba la meta en segunda posición con la consiguiente plata.

Pero esos logros iban a llegar acompañados con otras tres preseas más. Y todas ellas en féminas. Así, en los 1.500 metros Blanca Fernández se subía al tercer peldaño del podio en una carrera espectacular en la que siempre estuvo con las mejores demostrando que en su primer año en la categoría absoluta tiene mucho que decir. Ya lo hizo en los meses que estuvo en Estados Unidos y ahora lo está refrendando en su regreso a España. También de bronce fue el metal que se colgaba otra a atleta todavía en edad sub-23 como Ana Vega. En esta caso era en una carrera espectacular de 5.000 metros en la que la discípula de Villacorta cruzaba la meta en tercera posición justo por detrás de otra leonesa, la berciana del Piélagos, Nuria Lugueros. La quinta y última presencia en el cuadro de honor correspondía a la zamorana Diana Martín que lucía su clase en los 3.000 metros obstáculos en los que su gran rendimiento le proporcionaba un merecido bronce.

Burón y Villacorta, éxito con sello leonés