sábado 07.12.2019

Cambio de chip, ¿sin Ruesga?

El jugador asturiano es duda para el partido de mañana ante el Villa de Aranda. «Dependerá de cómo evolucione y del tratamiento», aclara el médico del Ademar.
Cambio de chip, ¿sin Ruesga?

Carlos Ruesga es duda para el partido de mañana ante el Villa de Aranda. La última exploración efectuada ayer al jugador asturiano ratifica el pronóstico más optimista, aunque su concurso está en el aire y dependerá de cómo evolucione el central en las próximas 24 horas.

«No hay una patología de gravedad en cuanto a los ligamentos y se confirma que tiene una sobrecarga en la cara lateral de la rodilla izquierda». El médico del Reale Ademar, Enrique Fernández, recordó que existía «mucha preocupación» en el seno del club por el alcance de la lesión, debido a que la dolencia se localizaba en la misma rodilla que otrora le hizo pasar por el quirófano. «Existía una patología previa en esa rodilla porque ya se había roto el cruzado en su anterior etapa con el Portland y eso siempre preocupa», afirmó el galeno que, si bien, no quiso descartar a Ruesga para el encuentro de mañana. El jugador asturiano no pudo entrenar ayer y tampoco participará hoy en la doble sesión técnica.

«Lo estamos valorando, pero dependerá de la evolución y del tratamiento. Es un poco precipitado a estas horas —nueve y media de ayer— hacer un pronóstico para el miércoles», señaló el facultativo.

Lo que sí parece claro es que la parte técnica no forzará con Ruesga y esperará a que esté totalmente recuperado para volver a contar con él. Su baja, de producirse, dejará al equipo cojo en ataque, no en vano el central asturiano es hasta ahora el buque insignia del nuevo proyecto marista. Es el cuarto máximo goleador en la Liga de Campeones, con 23 goles en cuatro partidos, y el segundo en Asobal, con un promedio de siete dianas por encuentro.

Pero el estado físico del central es lo más importante y perderle por adelantar los plazos de recuperación sería un daño irreparable para un equipo que no tiene a ningún jugador de características parecidas a Ruesga. Además, el choque de mañana ante el Villa de Aranda es de esos que a priori podrían calificarse como asequibles.

Los ribereños son un equipo recién ascendido, pero no por ello poco competitivo. Tienen seis puntos en su casillero, solo tres menos que el Ademar, y esperan sacar partido del cansancio de los leoneses, que acumulan desde el choque ante el Montpellier en Francia un auténtico carrusel de partidos.

Además, Raúl Nantes, máximo anotador ante el Partizán con 11 goles, también sufre una pequeña contusión en su mano derecha, aunque todo apunta a que será de la partida. Los maristas necesitan volver a la senda de las victorias para no descolgarse de la parte alta tras los dos últimos tropiezos a domicilio, primero en la cancha del Octavio y después en la del Cangas gallego.

Cambio de chip, ¿sin Ruesga?
Comentarios