lunes 23/5/22
                      Carlos Alcaraz levanta el trofeo que le acredita como campeón del Conde de Godó tras imponerse a Carreño. ALEJANDRO GARCCÍA
Carlos Alcaraz levanta el trofeo que le acredita como campeón del Conde de Godó tras imponerse a Carreño. ALEJANDRO GARCCÍA

El siguiente paso en la trayectoria de Carlos Alcaraz ya está dado: ser profeta en su tierra. Y sin sufrir. Parecía complicado que el murciano no notara el desgaste de la semifinal disputada por la mañana, esa que le costó casi cuatro horas doblegar, pero no pagó el esfuerzo sobrehumano en la final. Apenas dos horas después de derrotar a Alex de Miñaur, Alcaraz volvió a empuñar la raqueta para deshacerse de Pablo Carreño (6-3 y 6-2) y conquistar el Conde de Godó. El primero de muchos.

El de El Palmar reinó en la fiesta del tenis español. Una final jugada por dos españoles, en la pista Rafael Nadal del Club de Tenis de Barcelona, con Juan Carlos Ferrero como entrenador de Alcaraz e incluso con Álex Corretja en los comentarios de televisión. Una oda al tenis de este país; al pasado, al presente y al futuro. Un homenaje en el que se coronó un Alcaraz que apunta a levantar este título muchas más veces.

Dominó con puño de hierro la final, variando ligeramente la táctica respecto a la semifinal. Con las piernas cansadas y tras haber necesitado asistencia médica contra De Miñaur, Alcaraz buscó ser mucho más agresivo. Evitó caer en intensos peloteos con Carreño y decidir el partido por la vía rápida. Y así lo hizo.

Carlos Alcaraz suma otra corona, el Conde de Godó