jueves. 18.08.2022

Con las cartas encima de la mesa

Deportiva y Real Sporting empatan a un gol y no esconden nada de cara al duelo liguero de dentro de cinco semanas Edu Espiau empató de vaselina un choque que había desequilibrado Juan Otero
                      Óscar Sielva. L. DE LA MATA
Óscar Sielva. L. DE LA MATA

El 3 de septiembre Deportiva y Real Sporting se verán las caras en la Liga, pero ayer no escondieron nada, más allá de que las plantillas de ambos aún están por completar. 1-1 en un duelo en el que la Deportiva estuvo mejor que el jueves ante el Real Valladolid, pero en el que evidenció que hace falta pronto un lateral izquierdo y que sigue faltando profundidad.

Se vio una primera parte bastante intensa. El equipo berciano plantó cara al gijonés y llegó a las inmediaciones del área por banda derecha, pero sin hacer peligro. La izquierda, decepcionante. Gomes probó con Aldair de extremo derecho y debutó Diéguez en el centro de la zaga. Paul Anton jugó de mediocentro derecho.

Una pared entre Juan Otero y Cristo González a los 20 minutos permitió al colombiano adelantar al conjunto rojiblanco. La Deportiva se perdió en el campo y llegaron entonces las ocasiones locales, algunas de ellas clarísimas. Makaridze las desbarató y fue el mejor del cuadro visitante.

Las llegadas del ayer conjunto amarillo se perdían en tres cuartos o por el fondo o incluso en malos servicios laterales. Pero un balón en largo de Paul Antón lo despejó mal la defensa sportinguista cuando Cuéllar había salido a no se sabe qué, permitiendo a Edu Espiau, que acababa de sustituir a Aldair (Kaxe pasó al extremo diestro), marcar de vaselina a puerta vacía. Estaban siendo los mejores minutos del Real Sporting.

En el segundo período el juego fuer más posicional y pausado y las ocasiones fueron muy pocas. El cuadro rojiblanco sí que pisó más el área contraria, pero sin hacer trabajar en exceso a los porteros deportivistas. De salida José Gomes siguió con el 4-4-2 del comienzo, pero Pujol entró en el lateral izquierdo, pasando Adri Castellano al puesto de Diéguez en el centro de la defensa, Zalazar ingresó en el extremo derecho, volviendo Kaxe a la punta junto a Espiau y en detrimento de Yuri, y Nwakali sustituyó a Erik Morán. El nigeriano dio estabilidad y fortalerza al equipo en el mediocentro y probó suerte en un duro tiro desde lejos que se fue alto por poco.

Con el último carrusel de cambios, el equipo deportivista terminó el choque con un 4-2-3-1 con Zalazar de mediapunta como en los anteriores duelos.

Amir conjuró la mejor ocasión local y Cuéllar se adelantó a Espiau antes de que se plantase solo ante el portero extremeño.

Con las cartas encima de la mesa
Comentarios