viernes 20/5/22
Fútbol | Liga de Campeones

El Chelsea deja a Guardiola sin corona

Los ‘blues’ conquistan la segunda Champions de su historia con un gol de Havertz al filo del descanso y otro recital táctico de Thomas Tuchel (0-1)
Azpilicueta levanta el trofeo de campeones junto al restop de jugadores y cuerpo técnico. MARCOU

Tendrá que esperar Pep Guardiola para ceñirse su tercera corona europea. Un Chelsea soberbio redujo al Manchester City en Do Dragao (0-1) y se proclamó campeón de Europa por segunda vez en su historia. Los ‘blues’ validaron así la apuesta que hicieron en enero por Tuchel. El preparador germano, que venía de ser despedido por el PSG menos de cinco meses después de llevar al conjunto parisino a las puertas de la gloria, obtuvo en Oporto lo que el Bayern le negó en Lisboa el curso pasado.

Un gol de Havertz le sirvió a la escuadra londinense para dar cuenta de un City que fue incapaz de asaltar el fortín ‘blue’ en sus numerosas intentonas. A partir de ahí tiró de suficiencia defensiva para entronizarse.

Había prescindido el Guardiola más heterodoxo, romántico y valiente de mediocentro defensivo, sacrificando tanto a Rodri como a Fernandinho, para configurar una medular rebosante de creatividad, pero terminó pagando la falta de equilibrio ante el grupo de Tuchel, al que le salió redonda por el contrario su apuesta por Havertz como enganche con Werner. El ex del Leverkusen justificó de una tacada una incorporación que durante buena parte del curso fue criticada.

Juego, que no goles

El City buscó el control del juego pero adoleció de la eficacia necesaria para noquear al Chelsea

Pese a que sobre el césped de Do Dragao rivalizaban dos equipos de cemento, la final entregó un inicio eléctrico. Sufría el City sin más sostén en la divisoria que Gündogan y Bernardo Silva, porque a Foden le podía la naturaleza y apenas volanteaba, lo que concedía superioridad en la divisoria al Chelsea. Pese a ello, el talento de la academia ‘citizen’ pudo haber puesto en ventaja al cuadro mancuniano, de no mediar un prodigioso esfuerzo al cruce de Rüdiger. Tampoco es que el partido discurriese plácido para Tuchel, al que una lesión de Thiago Silva le obligó a modificar la zaga antes del descanso, pero el teutón se anotó con todo la primera mano en su batalla táctica con Guardiola. Porque los ‘blues’ aguijoneaban una y otra vez en transición desbordando a Gündogan y Bernardo Silva, poco aptos para colocar el cepo.

Una vía que les permitió abrir el marcador al filo del descanso. Un saque de Mendy activó un ataque vertiginoso en el que Werner abrió pasillo con su desmarque a Havertz, que recibió un pase filtrado por Mount, quebró a la izquierda para vencer la salida de Ederson y ajustó a la red. Aunque el City se había impuesto por un ligero margen en el apartado de la posesión, se marchó al entreacto con deberes, desprovisto de la profundidad habitual y sin piernas suficientes para sujetar a un Chelsea feroz a la carrera. Mantuvo sin embargo sus cartas Guardiola para una segunda parte en la que un encontronazo entre Rüdiger y De Bruyne dejó fuera de combate al belga, con el consecuente perjuicio que le acarreó al City la pérdida de su mejor futbolista. Reaccionó el técnico catalán alistando a Gabriel Jesus, pero no era el día de los celestesTardó mucho Guardiola en recurrir a Fernandinho como ancla mientras el City subía líneas en busca del empate ante un Chelsea bien parapetado atrás que se lo impidió hasta el final.

El Chelsea deja a Guardiola sin corona
Comentarios