viernes 24/9/21

Las contradicciones de Luis Enrique que reflejan la realidad de España

Más allá del pésimo resultado que complica la clasificación para el Mundial y de la sensación de vulnerabilidad de España en Suecia, la tensión mostrada por Luis Enrique al término del partido y su contradictoria conferencia de prensa evidencian que La Roja no va bien. Tras el optimismo, quizá excesivo, generado por la selección en la Eurocopa, donde cayó en las semifinales ante Italia por penaltis en su mejor partido, un clásico en la historia de España, el combinado nacional sufrió un baño de realidad en Solna: la mayoría de sus jugadores integran la clase media y componen un equipo vistoso y atrevido pero que no marca diferencias porque no tiene colmillo arriba y sufre lo indecible en defensa.

Apenas han transcurrido tres meses desde que cayó en Wembley frente a los ‘azzurri’, pero el bajonazo ha sido tremendo. De soñar con una selección joven a ver Catar todavía más lejos. España se instala de nuevo en una montaña rusa, con momento brillantes, como en el inicio ante los suecos, con fases de desconcierto en las que el equipo se hace larguísimo, horrible en los repliegues.

Los números son fríos, pero no engañan. Por mucho que Luis Enrique premie la meritocracia, los estados de forma, sin mirar los DNI y los perfiles mediáticos de sus convocatorias, el hecho de que no haya repetido jamás equipo evidencia ciertas dudas. Tras el estreno con gol de Carlos Soler en el extrarradio de Estocolmo, ya son 24 los debutantes con el técnico asturiano en el banquillo. La cifra se eleva a 29 desde el Mundial de Rusia, ya que Robert Moreno alistó a cinco nuevos.

Las contradicciones de Luis Enrique que reflejan la realidad de España
Comentarios