domingo. 03.07.2022

Partido con un desarrollo táctico muy clásico en lo que siempre ha sido la categoría de bronce. Dos equipos que juegan con intenciones de cometer pocos errores y de ser muy eficientes en las acciones de área. Y en esto la Cultural fue un equipo pragmático en ambas áreas, lo que le valió para llevarse los tres puntos de un encuentro con un ritmo bajo, numerosas acciones a balón parado y excesivos parones que produjeron discontinuidad en el juego.

En cuanto a lo estructural volvían los leoneses al clásico 1-4-4-2, con un posicionamiento en tres cuartos de campo sin llegar a convertirlo en presión alta. Obolskii, que aparentemente compartía línea con Ander Vitoria, varió constantemente su posición alternando los apoyos exteriores en caída con recepciones interiores entre líneas que complicó mucho su defensa por parte de los madrileños. Fruto de esta movilidad vinieron las acciones previas a ambos goles. En el primero tras una transición defensa-ataque con descarga y apertura al lado diestro por parte del ruso, Aarón recibió en la derecha y puso un fantástico centro lateral para que Nahuel Arroyo rematase de cabeza cruzado a la red. En el segundo, el propio Obolskii rompía líneas con una conducción interior en diagonal tras recibir en un espacio habilitado por dentro, para finalizar con un bonito gesto técnico en el momento preciso, cruzando el balón por encima de Miguel Bañuz.

En el segundo tiempo el juego perdió continuidad y aún más ritmo de juego, se acumulaban los parones y las numerosas acciones a balón parado que los locales controlaron debidamente sin que apenas se anotasen acciones de peligro los madrileños. No varió su estructura la Cultural. Sí hubo cambios de jugadores como el de Solís por Aarón que dotaron de un mayor control en el juego a los leoneses.

Los madrileños sí variaron su estructura inicial. Al inicio del encuentro partían con un 1-5-3-2 desajustado que provocó que tuvieran una evidente dificultad en los regresos tras pérdida interior. En la segunda mitad con el cambio a 1-4-4-2 estuvieron más cómodos sin balón, aunque apenas generaron acciones peligrosas a favor.

Contundencia en las áreas
Comentarios